Seminar « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (21 de octubre 2021)

Cooperation between CISAN-UNAM (México), Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), Institut de Géoarchitecture / IDA-Brest (Francia). Coordination: Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías and Michaël Spanu.

Program

Cláudia B Rodrigues, «From boom to blackout: rhythmographic grasping of last decade nocturnal Porto»

Abstract: In this seminar I begin to introduce some considerations about the dialectical production of nightlife in the city and its essentials dimensions, plots, narratives and characters. In order to grasp the micro and macro night-space production, I’ve designed the rhythmography, largely inspired in rhythmanalysis (Henry Lefebvre), everyday life critique, and ethnography. The focus is the city of Porto (Portugal), and a party district shaped and boomed in downtown area since 2009, acquiring an expressive role in urban development. The attempt here is to translate micro and macro rhythms produced last decade in this urban space. The systematic work developed in my PhD context (2009-2014) and a fluctuant rhythmography practiced since then, are addressed here, including some issues about pandemic rhythms and nightlife craving/release. 

Practical Information

Access via Zoom: https://zoom.us/j/98212596873?pwd=Rnp0S0lYRW5sdHpqaEZ3WXJqdHpwdz09

Time:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informationspanu.michael@gmail.com

Vivir la noche en una urbe insegura: Entretenimiento nocturno en el Paseo del Ángel, Culiacán, Sinaloa

Autora: Dra. Miriam Nava Zazueta (Universidad Autónoma de Sinaloa)

La noche urbana es una de las temáticas contemporáneas que ha ganado importancia en el nuevo milenio. La irrupción de las ciudades 24 horas legitimó la vida nocturna que siempre ha existido. Un factor crucial que impulsó la ampliación de la vida productiva de la urbe más allá de horarios con luz natural y en actividades que no esenciales para la vida, emanó de la necesidad de mantener e impulsar su dinamismo económico, se diversificó la oferta de consumo y generación de empleo a horarios nocturnos, transitándose a la temporalidad en que la luz del día se apaga y la noche cobija nuevas actividades generadoras de riqueza y del mercado laboral.

En este renacimiento urbano, la ciudad nocturna permite nuevos usos en la urbe, la domesticación de la noche a través de la luz artificial posibilita un contexto donde la vida cotidiana y lo espectacular se entremezclan. Una razón de la ampliación de horarios en la ciudad deviene de los procesos de revitalización de algunas de sus zonas icónicas, ello para regresarles su dinamismo socioeconómico otrora existente, incorporándolas a la dinámica productiva de la urbe; sin embargo, por la naturaleza del consumo que ponen a disposición de los clientes, la temporalidad en que operan estos negocios rompe con la frontera de la luminosidad solar, incorporándose fundamentalmente a la oferta del entretenimiento nocturno el cual, si además está vinculado a espacios icónicos, agrega como ingrediente básico del bien de consumo que se mercantiliza, el entorno en que éste se produce y consume, evidencia de ello es que gran parte de las actividades de entretenimiento que suceden en zonas revitalizadas, incorporan el espacio público en la creación de entornos como estrategia de mercantilización.

Empero, la noche no sólo significa ocio y diversión, también entraña peligro; es un espacio dual, ambivalente, en contraposición al día y sus acepciones. Mientras que al abrigo de la luz solar suceden las actividades laborales tradicionales, la reglamentación, el orden y la racionalidad; la noche es de bohemios, de esparcimiento, de liminalidad y peligro. Éste último debido, entre otros factores, a los consumos nocturnos de alcohol y diversos estupefacientes que desinhiben al individuo, incitándolo a conductas antisociales o bien posicionándolo en una situación de vulnerabilidad como potencial víctima de un delito, que con mayor factibilidad puede suceder en la oscuridad nocturna, más aún en una ciudad como Culiacán, identificada como urbe violenta, con altos indicadores de delitos de alto impacto e impunidad.

Evans (2012) ha identificado que los principales consumidores de la economía nocturna son jóvenes que oscilan entre los 18 y 30 años; en este tipo de contexto cabe preguntarnos si el fenómeno de la criminalidad incide en cómo los jóvenes experimentan la noche urbana en estos espacios revitalizados, zonas que son características no sólo por el entretenimiento dentro de los negocios formalmente establecidos, sino en aquéllos en que el propio espacio urbano forma parte del entorno que constituye parte de la experiencia (Nava, 2017) y, tal como sugiere Shaw (2014), si bien la economía nocturna en estas áreas deviene de elementos desde la política pública para fomentar el consumo en zonas específicas de la urbe, también permite identificar cómo se mueve y opera la ciudad nocturna, incluyéndose los aspectos de la criminalidad. En este sentido, cabe preguntarnos si la experiencia previa directa con la delincuencia, a los propios parámetros de criminalidad en la ciudad, difundidos a través de la socialización de información, ya sea en noticias o intercambiados en el entorno social, inciden en la participación de los jóvenes en la economía nocturna una ciudad violenta, si contribuyen a propiciar en el individuo el temor personal a ser víctima directa de un crimen y, de ser así, qué hacen los jóvenes, dejan de participar o diseñan estrategias para vivir la noche de manera segura en áreas revitalizadas.

 En este contexto se circunscribe la economía nocturna que se desarrolla en el Paseo del Ángel en Culiacán, Sinaloa, un estado en el que aproximadamente 50 por ciento de los delitos dolosos se cometen en esa ciudad, en la cual, además, INEGI reporta que, según la encuesta de percepción de inseguridad, alrededor de 67% de la muestra indica sentirse inseguros en esta urbe. En este entorno de urbe violenta se explica, con una muestra representativa al 95%, cómo los estudiantes de la facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa, experimentan la economía nocturna en el Paseo del Ángel, el cual se localiza en pleno corazón de la ciudad, justo a espaldas de la Catedral, en una zona de gran afluencia, a una cuadra de una de las principales arterias de la urbe, de ahí su funcionamiento en una economía si no de 24, sí de 18 horas. Cabe hacer notar que la muestra incluye estudiantes que van desde programas de licenciatura a doctorado.

Los datos arrojan que el fenómeno del crimen es un asunto importante en los flujos de información en los jóvenes universitarios, tanto entre ellos, como en sus diversos entornos; sin embargo, lo relevante refiere a si esta socialización de información permanece como algo abstracto o tiene consecuencias indirectas en los jóvenes, manifestándose en la forma en que participan en el ocio nocturno en el Paseo del Ángel.  Se encuestaron a 318 estudiantes de ellos 65% son mujeres; y de esta muestra, 94.6% está en rango de 18 a 23 años; si ampliamos la edad al rango de 18 a 29, el porcentaje se incrementa a 97.2%, teniéndose que casi 100% de la muestra está en el parámetro de edad indicado que los teóricos consideran son los principales consumidores de la noche. Hipotéticamente se considera que la socialización de información sobre el crimen y el miedo al crimen inciden en la participación de los universitarios en la economía nocturna del Paseo del Ángel y, que también, la victimización previa directa incide en la generación del miedo.

Al indagarse respecto a las experiencias de los universitarios para identificar hasta qué punto estos jóvenes han vivido la victimización directa en Culiacán, el Paseo del Ángel o sus alrededores, y relacionar si esa vivencia incide en su participación en la economía nocturna, se encontró que 43.4% indica haber sido víctima de la delincuencia en Culiacán; empero referente al Paseo del Ángel o en sus alrededores, encontramos que la cifra es mínima comparada con el parámetro previo; sólo 2.2% de la muestra vivieron la delincuencia en el Paseo y 7.5% de ellos en los alrededores del corredor. El contraste de inseguridad permite considerar que en la urbe hay espacios burbuja en que, a pesar de la inseguridad que permea en la urbe, hay zonas que limitan la comisión de delitos y/o que brindan mayor sensación de seguridad a los visitantes. Respecto a la manera en que la socialización de información respecto al crimen incide en incentivar el temor a ser víctima de un delito y si esto incide en su participación en la economía nocturna, se encontró que sólo 168 de los encuestados afirman asistir al Paseo del Ángel a disfrutar del entretenimiento nocturno, es decir, únicamente 52.8% de la muestra experimenta la economía nocturna en la zona de estudio.

Considerándose la información previa se puede suponer que los que se abstienen de participar en el entretenimiento nocturno toman esa decisión fundamentado en su experiencia previa con la delincuencia; sin embargo, esta suposición se desecha ya que se encontró que 62.3% de los jóvenes que han sido víctimas de la delincuencia en la urbe, pero en zonas diferentes al Paseo del Ángel o su área aledaña, afirman participar en el entretenimiento nocturno del Paseo, teniéndose que más que dejar de vivir la noche, han adoptado estrategias que los hacen sentirse más seguros durante el esparcimiento nocturno; además, lo que indicaron haber sido víctimas del crimen en el Paseo o en sus alrededor tampoco han dejado de asistir, y al igual que el grupo antes mencionado, lo que explican es que han modificado sus pautas de conducta y hábitos que les permitan tener un mayor control de su seguridad durante la noche; entre las principales estrategias de seguridad se encuentran el consumo dentro de los locales y estar siempre acompañado, e incluso algunos señalan utilizar artefactos de seguridad.

Respecto a los flujos de información referente a la criminalidad, se encontró que éstos forman parte importante de los diálogos entre los jóvenes, predominando conversaciones sobre la delincuencia en la urbe de manera general, más que en un espacio en concreto, lo cual se debe a que suelen ser delitos de alto impacto como asesinatos, desaparición de personas. En este sentido, tenemos entonces que los jóvenes universitarios participan asiduamente en conversaciones que refieren al tema de la criminalidad, predominantemente en la urbe, y en menor medida en la zona de estudio, sin embargo, este hecho no elimina su participación de la economía nocturna en el Paseo del Ángel, sino que los posiciona como los mejores informados y les ayuda a adoptar estrategias que, en lugar de inhibir su vivencia en la economía de la noche, los lleva a adoptar estrategias y hábitos de conducta que les permita ser partícipes del ocio nocturno sintiéndose más seguros.

Referencias

Anderson, J. (2015). Understanding cultural geography: places and traces. Abingdon, United Kingdom: Routledge.

Berger, P. y Luckmann, T. (1991). The social construction of reality. Recuperado de: http://perflensburg.se

Bianchini, F. (1995) Night cultures, night economies. Planning Practice and Research, 10(2), 121-126.

Colin, T. & Bromley, R. (2000). City-centre revitalisation: problems of fragmentation and fear in the evening and night-time city. Urban Studies, 37 (8), 1403-1429.

Eldridge, A. (2010) The urban renaissance and the night-time economy: Who belongs in the city at night? In: Manzi, L., Lloyd, J. & Allen, J. (Eds) Social sustainability in urban areas communities, connectivity and the urban fabric. London: Earthscan, pp183-198.

Evans, G. (2012). Hold back the night: Nuit Blanche and all-night events in capital cities. Current Issues in Tourism, 15 (1-2), 35-49.

García-Zavala, G. y Nava-Zazueta, M. (2020). Encuesta “El miedo al crimen en el Paseo del Ángel durante la noche”, Universidad Autónoma de Sinaloa.

Nava-Zazueta, Miriam (2017). “Des-diferenciación de los espacios del turismo en Mazatlán. La calle, el espacio público, en la construcción del producto turístico”. Internacionales. Revista en Ciencias Sociales del Pacífico Mexicano, 3(5), 94-128.

Shaw, R. (2014). Beyond night-time economy: Affective atmospheres of the urban night. Geoforum, 51, 87-95.

Seminario « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (30 de septiembre 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

VANINA SOLEDAD LOPEZ (Universidad Nacional de Quilmes, Universidad Nacional Arturo Jauretche), «La noche como territorio. Una cartografía cultural del underground porteño de los 80 (Buenos Aires 1982-1989)«

RESUMEN: Esta presentación describe la constitución espacial del underground porteño de los 80 analizando su expansión territorial y problematizando sus temporalidades específicas dentro del proceso histórico argentino entre dictadura y democracia. Desde una perspectiva de la sociología de la cultura, una serie de lugares es analizada como un circuito cultural de sociabilidad nocturna y experimentación artística diferenciado. Esta  cartografía cultural reúne mapas, una periodización del fenómeno y relatos de espacio que sitúan a los actores en los lugares y describen sus prácticas. A pesar de su carácter marginal, o acaso justamente por ello, el circuito cultural underground porteño de los 80 es un objeto de estudio relevante para entender las dinámicas culturales, pero también económicas y políticas, en las que la noche fue conquistada, en un período clave de la historia argentina reciente, como un territorio válido para la socialización y la expresión artística.

FERNANDO RAMIREZ ARCOS (Universidade Estadual de Campinas), «Memorias, afectos y construcciones de sentido de lugares gay de antaño en Bogotá y sus dinámicas nocturnas»

RESUMEN: La presente ponencia expone resultados de mi trabajo doctoral sobre espacialidades, afectos y memorias de sujetos homosexuales en Bogotá, entre la década de 1990 y principios de la década de 2000. Discuto sobre la memoria como recurso analítico de improntas afectivas de la homosexualidad y sus lugares vividos. En particular, me enfoco en sus dinámicas de ocio y fiesta nocturnos en bares, discotecas y ‘amanecederos’ (after party) que se crearon en la ciudad debido a restricciones políticas a la ‘rumba’. Las construcciones de sentido de lugares gay permiten acercarse a un panorama urbano de antaño de la homosexualidad en Bogotá, lo que abre la discusión sobre la necesidad de investigar sobre las geografías históricas de la homosexualidad desde un registro espacial del afecto y la fiesta nocturna.

Información practica

Acceso por Zoom: https://forms.gle/byVZGE6PSiS8Yqqw7

Horario:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informesspanu.michael@gmail.com

« Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (09/06/2021)

Program/Programme

The session will be held both in French and English

Déborah Delaunay (Ville de Montréal), «Chantier sur la vie économique nocturne à Montréal : enjeux et priorités»

Résumé : En 2020, la Ville de Montréal a lancé un chantier sur la vie nocturne pour stimuler les activités économiques nocturnes tout en favorisant la cohabitation entre les usagers et les usagers. Dans ce cadre, la Ville et ses partenaires ont mené diverses activités de recherche et de consultation afin de mieux comprendre les enjeux et priorités en présence pour orienter la décision. Ces études ont révélé que les nuits de montréal sont pleines d’opportunités à saisir en matière de développement économique, social et culturel. Toutefois, de nombreux défis sont à relever, notamment, en matière de données, de gouvernance et de réglementation. Lors de cette session du séminaire, nous vous invitons à appréhender la complexité et la transversalité des enjeux et priorités associés à la vie économique nocturne montréalaise.

Jess Reia (McGill University & Conseil de Nuit de MTL 24/24), «Smartness after Dark: Data Governance & Nightlife in Montreal»

Abstract: The increasing datafication of urban spaces has impacted the city after dark, even if this aspect of urban life is rarely addressed by the smart city agenda beyond efficient public lightning or surveillance. While certain cities rely heavily on big data to understand and manage their territories in real-time, the lack of (open, public) data to comprehend the night is still an issue. For years, discussions of the night have happened in isolation from discussions of data and various forms of urban intelligence, even if the needs to measure and plan the night are increasingly relevant to Night Studies. The lack of data focusing specifically on the nighttime economy, and broader analyses of the impact of a smart city agenda beyond daylight, leave stakeholders navigating challenging circumstances without essential information. This presentation offers a critical overview of the main discussions surrounding the implementation of data-driven initiatives and how they (can) shape the 24-hour city. It draws from legal/policy analyses, ethnographic fieldwork and advocacy activities in Montreal, Canada.

Practical information

Access via Zoom: click here

Time: 9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (France)

Informationspanu.michael@gmail.com

Seminario de investigación « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (20 de mayo 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

Alejandra Trejo Poo (UAM Cuajimalpa), «Trazos y vivencias de la ciudad nocturna: sobre la liminalidad urbana de la noche a través de los Paseos Nocturnos de los Bicitekas en la Ciudad de México»

Resumen: En esta presentación se busca mostrar una forma de experimentar y conocer la noche urbana desde una actividad un tanto fuera de lo convencional. Nos referimos a las rodadas nocturnas que realizan los Bicitekas, grupo de ciclistas que rueda en la Ciudad de México y su zona metropolitana. Esta dinámica ha existido desde hace 22 años la cual no sólo ha vivido los cambios de la ciudad de noche, sino que han encontrado maneras de generar experiencias diferenciadas con ella a partir de la forma en que la conocen y recorren. Particularmente, nos referimos al estado liminal que se produce dentro de la experiencia ciclista como un trance corporal y colectivo hacia una versión alterna de la ciudad nocturna. En esta investigación se implementó un periodo de trabajo de campo de junio a diciembre del 2019, en el que no sólo se obtuvo una inserción en la noche urbana, sino una manera de conocer una nueva ciudad dentro de la misma que se habita diariamente. De esta manera, se muestra a la metrópoli como un espacio alterno en el que se obtiene una relación social y cultural con la noche al recorrerla en bicicleta.

Paulo Nunes (Universidad Federal de Itajubá), «¡Llevenme de vuelta al centro de la ciudad! Vida nocturna y festivales culturales en São Paulo (Brasil)»

Resumen: La ponencia buscará abordar cómo los festivales urbanos pueden actuar como importantes dispositivos de modulación para la activación de la noche en la ciudad, a partir del caso de la «Virada Cultural» (São Paulo – Brasil). Dichos eventos permiten la permanencia del público en las calles e invitan a tomar espacios de libertad y de heterotopía, resignificando la relación entre sujeto y espacio urbano.

Información practica

Access via Zoom: https://cuaed-unam.zoom.us/j/87516683545?fbclid=IwAR0JLbKaEoZo5VhVuBoDVxZyrwl_bj4Vhkoo94Sc7NSS4MP19v7yuX1njXE#success

Horario/Time:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informes/Informationspanu.michael@gmail.com

Esta noche no hablemos de trabajo

Autor: Alejandro Mercado Celis (CISAN-UNAM)

La noche en las sociedades urbanas contemporáneas se identifica con el entretenimiento y la relajación de las normas sociales diurnas. El día se dedica a mostrar un comportamiento disciplinado; llegar a tiempo, cumplir, entregar, participar, concentrarse, empezar, terminar. La noche permite la relajación, llegar a destiempo, irse en cualquier momento, celebrar, bailar, consumir alcohol, buscar encuentros sexuales, hablar de todo y de nada, dispersarse, olvidarse del día a día y del trabajo, despreocuparse.  

La separación día-trabajo /  noche-entretenimiento no siempre se cumple. El trabajo diurno se cuela en la noche e invade el entretenimiento nocturno. Alrededor de esta liga día-noche, a veces indeseable, a veces funcional y otras incluso disfrutables, se han creado culturas nocturnas bien establecidas, duraderas y en las que, de vez en cuando, participamos  todos. Es a estas culturas que dedicamos este texto. Las abordamos no sólo como una particularidad de la socialización nocturna sino como un acercamiento a la construcción de un campo de estudio relevante para entender el funcionamiento de ciertas actividades económicas y para comprender el engranaje funcional del día y la noche y del trabajo y el entretenimiento en las ciudades contemporáneas.

El contacto entre trabajo diurno y entretenimiento nocturno se da en diferentes dimensiones y con distintos objetivos y resultados. Veamos primero el entretenimiento nocturno como fuente de inspiración para el trabajo creativo. Este es un campo familiar para quién conoce de las artes plásticas;  los cabarets, centros nocturnos, prostíbulos, salas de baile, salones de juego y otros espacios de entretenimiento nocturno han sido fuente de inspiración ya sea para obras realistas que retratan y documentan las culturas nocturnas que ahí suceden o que los inspiran a ejecutar diferentes interpretaciones y representaciones de la nocturnidad social. Henri de Toulouse-Lautrec es por supuesto el caso más conocido por su serie de pinturas realizadas en el Mouline Rouge de París. Pero existen múltiples ejemplos del trabajo artístico inspirado en la socialización nocturna a lo largo de la historia moderna y contemporánea, seguramente cada lector tendrá en su memoria alguna imagen de estas representaciones. Las artes plásticas son solo un ejemplo de la nocturnidad social como inspiración creativa, abundan ejemplos en diversos áreas de trabajo creativo como la moda, la arquitectura, la publicidad, por supuesto la literatura.

Otra cultura de a nocturnidad que liga el trabajo diurno con el entretenimiento nocturno son las las ceremonias de entregas de premios y reconocimientos que las comunidades de práctica entregan a sus integrantes. Los reconocimientos periódicos al desempeño de empresas y trabajadores es una práctica que permea múltiples actividades económicas y no económicas, pero la práctica celebratoria nocturna y pública de la entrega de premios domina en las industrias culturales y creativas. Los premios de la industria cinematográfica, de la industria musical, del teatro, de la gastronomía, por mencionar los más visibles, capturan la atención de quienes participan directamente en dichas industrias pero también de sus consumidores quienes atenderán los premios como guía de sus gustos. Las ceremonias de entrega de reconocimientos se prolongan en la noche con las fiestas privadas en dónde asisten los galardonados y sus círculos cercanos. Fiestas  privadas pero que se dejan espiar para ser narradas y fotografiadas por  la prensa especializada que al día siguiente dará cuenta de los pormenores de la noche anterior. 

Las comunidades de práctica alrededor de alguna profesión o tipo de trabajo tienden a acudir a determinados lugares de entretenimiento nocturno. Los Periodistas, políticos, artistas, modelos, músicos, escritores, académicos, intelectuales y empresarios, por mencionar algunos perfiles laborales, tienen lugares  en donde se encuentran en contextos de relajación social. Estos espacios de encuentro emergen sin un acuerdo tácito, se forman y difunden dentro de redes sociales que acaban por dar un tipo característico al lugar y una posterior fama de que ahí se encuentra cierto tipo de gente. Estos lugares tienden a ser inestables, las comunidades de práctica se mudan constantemente, encuentran y construyen hogares nocturnos. Los desconectados se dan cuenta que el lugar donde antes “todos” iban ahora no hay “nadie”. Los lugares de encuentro de comunidades de práctica, a veces  tienen una temporalidad específica, sólo un día a la semana se encuentran en el lugar, o hay un circuito de lugares que se ”ponen bien” o donde puedes encontrar a la gente de tu círculo en diferentes días de la semana. En este sentido temporal hay antros a los que sólo una noche a la semana se puede encontrar a la comunidad de practica mientras que el resto de las noches acuden noctámbulos con perfiles totalmente diferentes. También ocurre que quién visita un restaurante, bar o centro nocturno no se percata que hay en ese espacio una comunidad de práctica específica y que de forma invisible se ha reunido en ese lugar. La razones de que las comunidades de práctica se reúnan en negocios nocturnos tiene que ver con diversas razones; las más obvias son que los participantes a travez del rumor se enteran qué pasa en su ámbito laboral, quien está haciendo qué, en dónde y con quién. Los participantes se enteran de filtraciones y chismes no sólo divertidos sino profesionalmente útiles. No solo es útil el acceso a información informal sobre el gremio, el sólo hecho de saber que ese es el lugar a donde van los demás se convierte en una forma de reputación en el día laboral.

Otra de las prácticas nocturnas de las industrias culturales y creativas es la ceremonia de la inauguración de eventos y la presentación de nuevos productos. En Hollywood sigue siendo tradición estrenar las películas de noche, en un sólo teatro, con reflectores, alfombra roja y desfile de protagonistas e invitados. En la ciudad de México las obras de teatro se estrenan en una función única y cerrada al público para el mundo de las artes escénicas, periodistas, actores, directores. Las galerías inauguran sus nuevas exhibiciones ofreciendo vino o mezcales a grupos de invitados que festejan al o la pintora en turno. Desde la calle, las galerías en sus inauguraciones ofrecen una vista hopperiana, que como en el cuadro Nighthawks (1942) la oscuridad exterior contrasta con la iluminación plena del interior. Las editoriales, en particular las pequeñas editoriales independientes, cada vez más, presentan sus nuevos libros en bares y antros nocturnos, o tornan pequeñas librerías en bares efímeros, en los que conviven escritores y lectores entre vinos y  libros. Las presentaciones nocturnas, dan importancia y visibilidad a los inicios, y a los nuevos productos.

La fiesta de fin de año que organizan las empresas y otras organizaciones son en sí mismas toda una categoría dentro de las culturas nocturnas del trabajo diurno. A este respecto se han escrito ensayos antropológicos muy interesantes que revelan la complejidad de estos ritos y su significado para las organizaciones y para los trabajadores.  Michael Rosen, un antropólogo social, identificó que en las fiestas de fin de año las relaciones utilitarias y jerarquizadas que dirigen la actividad diaria laboral son llevadas al contexto del entretenimiento nocturno y por lo tanto se da una relajación de las normas de conducta y las jerarquías en las que se basa la estructura interna de las empresas. Esta situación excepcional, crea un rito en el que las relaciones laborales se transforman simbólicamente en una comunidad unida por un sentido de amistad más allá del contrato laboral y los salarios diferenciados que los participantes reciben y por el cuál están en la empresa. Las prácticas de compartir alimentos, beber, bailar, platicar entre personal de diferentes áreas y jerarquías es no solo una costumbre arraigada sino  un proceso simbólico de adhesión y compromiso social con una comunidad de trabajo. Al mismo tiempo el rito de la fiesta de fin de año facilita la continuidad de las jerarquías y la adhesión al trabajo más allá del salario percibido.

El capítulo “The dinner party” de la serie The Office nos muestra con ironía otra de las prácticas más arraigadas en la unión de la cultura laboral y el uso del entretenimiento nocturno. Cuando Michael Scott invita a sus subalternos preferidos a cenar a su casa se desatan una serie de acontecimientos que ponen en tensión la intimidad de lo domestico con las relaciones sociales utilitarias del trabajo. El capítulo juega con este rito mostrando la cortesía y afecto forzado de los invitados, el despliegue de rasgos ocultos de la personalidad del jefe y su esposa, y un final desastroso al escenificar una pelea doméstica y la llegada de la policía. Sin estos tonos dramáticos, la cena con el jefe de la oficina tiene múltiples significados y es el instrumento para diversos fines laborales. La invitación al espacio doméstico en la noche tiene de entrada un significado de intimidad, cercanía y compromiso entre el organizador y los invitados. Tres categorías que vinculadas a las relaciones de trabajo cargan un peso específico  no despreciable para ningún trabajador. La fiesta con el jefe no sólo emite mensajes implícitos para los invitados, también lo hace para quiénes no fueron invitados, o no lo fueron sólo en esa ocasión. Este rito nocturno-laboral es tal vez uno de los más formalizados y codificados de los que he descrito hasta aquí. Si el lector “googlea” en el idioma de su preferencia “cena con el jefe” obtendrá una lista interminable de sitios en los que se dan concejos prácticos de qué decir, qué no decir, que llevar de regalo, cuanto tiempo estar, como ir vestido a la cena con el jefe. Algunos títulos de estos sitios parecen extraídos de la serie de The Office: “Cenas de empresa: cómo pasar el mal trago de cenar con tu jefe y conseguir que sean más entretenidas” o “Consejos de etiqueta y protocolo para una cena con tu jefe” o mi favorito “11 errores que hay que evitar en la cena con tu jefe”.  La recomendación número uno: “No hablar de trabajo esa noche”.

Referencia:

Rosen, Michael. 1988. “You Asked for It: Christmas at the Bosses’ Expense.” Journal of Management Studies 25 (5), 463–80. doi:10.1111/j.1467-6486.1988.tb00710.x.

Seminario de investigación « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (22 de abril 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

Nathalie Galland (Universidad de Borgoña), «Caminar la noche: Poética umbrosa de Fabio Morábito»

Abstract: Desde los primeros versos, la lengua nómada de Fabio Morábito (Alejandría, 1955) se funde en la noche urbana, hogar transitorio de un escritor habitado por la experiencia cosmopolita y la condición lábil del bilingüismo. En la disciplina nocturna, entregado al tanteo de la oscuridad, el gesto poético dispone nuevas arquitecturas de la percepción: cajas de resonancia de alfabetos lejanos y rumores de la vecindad, vértigo íntimo y cobijo de lo prohibido, suspendido entre sueño y deseo. De lo nocturno, brotan constelaciones de imágenes, autorretratos a contraluz de un poeta vigía o voyeur, ajeno a la presencia mundana o fascinado por su revelación. Se elabora en esta estancia una poesía reflexiva que vuelve sin cesar a su ocurrencia, a sus condiciones de posibilidad fuera de la lengua materna (el italiano) y a lo que transporta del pálpito de orígenes múltiples (Alejandría, Milán, México). Noche hermenéutica recorrida por la escritura y nocturnidad de una lengua que lucha con su cuota de oscuridad, secreción de lo negro y contagio de penumbra fabrican, de manera peculiar, un orden nocturno del poema.

Graciela Martínez-Zalce Sánchez (CISAN-UNAM), «La noche iluminada: Alÿs en Ciudad Juárez»

Resumen: El cine fronterizo se ha caracterizado, entre otros rasgos definitorios, por construir sus relatos con base en estereotipos con respecto tanto a los personajes que pueblan la frontera como a las actividades, en muchos casos ilícitas, que se llevan a cabo en ella. A partir de esta premisa, nos preguntamos de qué manera se utiliza el espacio-tiempo de la noche para desarrollar la narrativa de la noche fronteriza reforzando o desmontando el estereotipo de que la oscuridad favorece lo ilícito. Paradox of Praxis #5 documenta en video una acción que el artista Francis Alÿs realizó en Ciudad Juárez en 2013. ¿Qué nos dice sobre la frontera México-Estados Unidos y las cosas que en ella suceden de noche? ¿Cómo nos ilumina sobre la oscuridad? Hablaremos de su importancia en esta sesión del seminario.

Access via Zoomhttps://forms.gle/TRPcm1TvFQGdbabh9

Horario/Time:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informes/Informationspanu.michael@gmail.com

La noche doméstica: transformaciones, relevancia y continuidad

Autora: Yolanda Macías (UAM-C)

La noche equivale a la mitad del tiempo de la vida, sin embargo, en el imaginario social ha quedado subsumida ante el día y se revela casi siempre como una categoría residual. La noche, al contrario del día, no se considera en el terreno de la normalidad; se piensa, ya sea como el ámbito del vacío, la oscuridad, el descanso, o, por el contrario; lo festivo, lo ruidoso, y también lo sórdido, lo peligroso. Probablemente porque las representaciones de la noche oscilan entre los extremos de la irrelevancia y lo extraordinario, su especificidad cotidiana es ignorada sistemáticamente.

Estas representaciones polarizadas y estereotípicas han producido y reproducido puntos ciegos sobre la trascendencia social de la noche. Así, el reconocimiento de la noche como un espaciotemporal con características propias que difieren de las diurnas es muy reciente.

Es gracias a estas exploraciones que se ha podido reconocer cómo se han creado actividades y cuerpos nocturnos legítimos e ilegítimos, por ejemplo. Cuando de la noche se trata, quién puede hacer qué, en dónde y cuándo, depende del lugar social que se ocupa en el mundo. A consecuencia han surgido reivindicaciones que demandan el derecho a la ciudad nocturna, el derecho de las mujeres a reconocerse en el espacio público cuando cae el sol, y a hacerlo en condiciones seguras, entre otras. Es en este vértice entre la investigación académica y las demandas sociales que se han desarrollado interesantes y fructíferos trabajos sobre el peso de la vida nocturna en la esfera económica, y las industrias creativas y culturales[i], entre otras temáticas.

Aún frente a estas inquietudes que van ganando terreno tanto en el mundo práctico como en el académico, hay una dimensión de la noche que permanece inasible y es en la que me centraré a lo largo de este artículo; la noche doméstica.

La noche doméstica pertenece irrefutablemente al rubro de la cotidianidad, que, paradójicamente, es el resquicio más laborioso de esclarecer. Lo que nos resulta más familiar es lo primero que escapa a nuestra mirada, lo que cuesta más trabajo escudriñar. Precisamente mi interés en estudiar la noche doméstica radica en problematizar el fragmento de la vida que menos nos cuestionamos.

La noche doméstica incluye, pero no se circunscribe, al descanso, integra el autocuidado, el cuidado de los otros, ordinario como la alimentación e higiene, y extraordinario como la celebración de ocasiones especiales. Puede incluir el trabajo y el esparcimiento, es el espacio por excelencia donde se urde el cortejo y se comparte la intimidad, donde se procura el vínculo de la amistad en tanto la noche es el reino del tiempo libre para la mayoría de las personas.

En este artículo echaré un vistazo histórico alrededor de la noche doméstica con la finalidad de mostrar cómo incluso aquello que concebimos puramente como procesos biológicos, como dormir, son en realidad actos sociales, mismos que se han transformado a lo largo del tiempo y que han producido la noche doméstica actual como la conocemos. Posteriormente describo la noche doméstica contemporánea como un recurso de exploración y de formación de los vínculos afectivos más importantes e identifico la división sexual del trabajo sobre la que descansa la creación y mantenimiento de los rituales que los nutren.

La noche que no siempre ha sido

La noche es, por definición, el periodo de oscuridad comprendido entre la puesta del sol y el amanecer. Ese hecho es lo único estático respecto a ella: sus prácticas, su significación, sus representaciones, usos y usuarios legítimos, sus objetos, el repertorio nocturno de las personas e incluso la tecnología que la moldea cambia entre culturas y a lo largo del tiempo, con todo, esas peculiaridades se antojan invisibles ante la inercia de la cotidianidad. Probablemente han sido ignoradas porque parecen irrelevantes; históricamente se ha asumido que todo aquello que ocurre típicamente bajo el cobijo de la noche como el pensamiento mágico en general, la socialización que propicia intimidad, el descanso y los encuentros sexuales, las actividades recreativas, así como los estados afectivos que generan, no tienen consecuencias sobre la vida diurna.

Aunado al binarismo noche/día, la mayor parte de la noche en casi todas las culturas y épocas se ha destinado al descanso y, el sueño, se cree, es un proceso biológico que es como es por naturaleza. Esa naturalización del sueño ha impedido que sea investigado en clave histórica; la mayoría de los planteamientos son presentistas y parten de una perspectiva médica. Los consejos y productos para dormir colonizan la cultura popular y afirman que los patrones de sueño obedecen a un mandato biológico, que siempre han sido como son ahora porque es un hecho natural, cuando el esquema de sueño ininterrumpido lleva practicándose de esa forma únicamente dos siglos según descubrimientos recientes.

En una revisión exhaustiva de textos entre los años1300 y 1800 que mencionan la noche, se encontraron abundantes referencias a dos etapas de sueño que tenían lugar en la misma noche. El primer sueño duraba alrededor de cuatro horas, seguido de un periodo de vigilia de un par de horas llamado “resurrección nocturna” al que sucedía un segundo sueño de cuatro horas más antes de levantarse por la mañana. El periodo de vigilia entre sueños se dedicaba a visitar a los vecinos, sostener relaciones sexuales o reflexionar sobre los sueños. En tiempos donde no se había logrado la pacificación de los territorios, los hogares cercanos entre sí se organizaban para dormir juntos en una amplia área común mientras los hombres se turnaban para hacer guardia.

La noche doméstica, de a poco, comenzó a ser el escenario de diversas actividades de naturaleza social; para el S.XVII las camas de la aristocracia europea servían como locación para celebrar nacimientos, matrimonios y muertes. Eran un espacio semipúblico donde se entretenía a personas no tan allegadas, pero con quienes se tenía un compromiso social de algún tipo. La noche servía para socializar y así promover vínculos sociales.

Con la proliferación de los distintos dispositivos de iluminación se revolucionó la vida nocturna en todo el mundo, los hogares en Norteamérica que podían costear los gastos de iluminación interior comenzaron a experimentar la noche doméstica a partir de dos actividades esenciales pero separadas entre sí: el descanso y la sociabilidad. El descanso empezó a demandar habitaciones exclusivas para ese fin, oscuras, privadas, silenciosas y se abandonó el sueño en dos partes: nos convertimos en criaturas de un solo ciclo de sueño, que además lo realiza en privado con aquellos de su círculo familiar más cercano, o en soledad. La sociabilidad doméstica nocturna empezó a requerir de objetos específicos para poder halagar a los invitados; elementos como velas, mesas, mantelería, sillas y cubertería se popularizaron, la calidad de los objetos dependía de las condiciones económicas del núcleo familiar, pero la costumbre de estimular los lazos sociales por medio de celebraciones, rituales y rutinas festivas permeó a todas las clases sociales en Norteamérica[ii]

Este complejo tránsito dio lugar a la noche doméstica que predomina en la Norteamérica urbana de la actualidad. Debo enfatizar que más allá de las actividades específicas que se han llevado a cabo en la noche doméstica a lo largo de la historia, es necesario poner el foco en la función social de las mismas. Lo relevante para mi aproximación no es solo qué se hace, sino con qué finalidad se hace. Al centro de la sociabilidad doméstica nocturna se encuentra la creación, el mantenimiento y refuerzo de los vínculos afectivos.

Nuestra noche doméstica

Los hogares contemporáneos tienen configuraciones que otrora no eran posibles, los hogares con menos hijos, sin hijos, jefaturas femeninas, cohabitación romántica o sin vínculos amorosos ni filiales, necesariamente modifican la noche urbana doméstica. Además, las trayectorias biográficas actuales están segmentadas en distintas etapas; se acepta que la infancia, la adolescencia, la adultez y la vejez son momentos distintos de la vida con características únicas, y es precisamente en la noche doméstica donde los rituales asociados a las transiciones entre una y otra se ponen en acción con mayor frecuencia[iii].

En la infancia y la adolescencia, pasar la noche en una casa ajena permite atisbar otros modos de vivir, revela la poderosa verdad de que no todas las personas viven como uno. Se experimentan formas diferentes de comer, de dormir, se ajusta el comportamiento a distintas reglas, se descubren otras formas de ser y hacer. De igual importancia es la etapa en la que a través de la noche doméstica se prueban distintas formas de ser adulto y decidir sobre qué y cómo se hace en la casa donde se vive; las experiencias emotivas más poderosas que los adultos jóvenes relacionan con convertirse en adultos funcionales están relacionadas con la compra de objetos que les permiten ser anfitriones en noches de entretenimiento con sus amigos. La variedad de los objetos y servicios auxiliares del ocio nocturno contemporáneo excede los artilugios para poner la mesa, ahora incluyen televisiones, equipos de sonido, suscripciones a servicios de streaming, entre otros. Finalmente, el ritual de transición que marca una nueva etapa con más contundencia es el momento en que se convierten en anfitriones de alguna celebración familiar.

La familia que se decida conformar requiere, como cualquier otro tipo de vinculación social, de rituales, convivencia y memorias para afianzar las relaciones a largo plazo, de modo que las celebraciones familiares que van desde los cumpleaños hasta festividades religiosas o conmemoraciones íntimas tienen una alta carga simbólica.

La repetición de esos rituales familiares implícitamente conlleva la responsabilidad de crear memorias felices, reforzar la identidad del grupo y fungir como anclas identitarias. Esta labor, como la generalidad de las cuestiones domésticas, se ha delegado a las mujeres.

Si bien la paridad en cuanto al trabajo doméstico y de crianza se ha convertido en una prioridad de las parejas jóvenes, el trabajo necesario para que exista el ocio y las celebraciones no se ha reconocido como tal. El trabajo del ocio se disfraza de devoción y entrega. Aunque la exitosa puesta en escena de los rituales domésticos festivos produce satisfacción, también entraña un gran trabajo tanto físico como emocional. Las investigadoras feministas han iniciado una línea, hasta ahora mínimamente explorada, sobre el ocio y las mujeres en la que han logrado identificar mecanismos intergeneracionales generizados y enclasados de transmisión de conocimientos alrededor del ocio doméstico. No solo se ensaya la adultez, sino también la feminidad.

Estos rituales se reproducen porque es una más de las complejas manifestaciones contemporáneas del cuidado propio y de los otros. La solidaridad, las amistades y los romances se urden no solo en la rutina, sino en los rituales, específicamente en los rituales que ocurren en casa, por la noche. A través de lo festivo en la noche doméstica se estimula la cercanía y provee a los vínculos de la solidez necesaria para que las personas enfrenten la vida juntas, acompañándose.

Situar la noche doméstica al centro de las reflexiones tanto en las ciencias sociales como en la vida cotidiana permite reconocer, visibilizar, proponer, actuar y ensayar configuraciones de arreglos domésticos más equitativas que permitan una mejor distribución del trabajo necesario para el ocio nocturno doméstico, que a su vez genera espacios imprescindibles para la dicha y la solidaridad.

Referencias

Eileen Green, Sandra Hebron and Diana Woodward Women’s leisure, what leisure? (London: Palgrave, 1990)

Maureen Harrington, Don Dawson and Pat Bolla, “Objective and subjective constraints on women’s enjoyment of leisure” Society and Leisure vol. 15, no. 1 (1992), pp.203-221.

Roger Ekirch At days’s close. Night in times past (New York, London: W.W. Norton & Company, 2005).


[i] El CISAN es el anfitrión del primer seminario permanente de Estudios Sobre la Noche adscrito a un centro de investigación en México, dicho seminario es co-coordinado por el Dr. Alejandro Mercado (CISAN), el Dr. Michaël Spanu (CISAN), la Dra. Edna Hernández (IDA- Université de Bretagne Occidentale, Brest) y el Dr. Will Straw (McGill University). Es en este espacio donde se ha socializado en México la mayor parte de la investigación sobre la noche en Norteamérica y que abarca, pero no se limita a los ejemplos que menciono en el texto.

[ii] Este proceso ocurrió de forma escalonada, las ciudades empezaron a iluminarse artificialmente provocando la desaparición del sueño en etapas. La sofisticación de los rituales de sociabilidad doméstica también ocurrió primero en las ciudades y en los hogares más opulentos. El consenso entre los historiadores es que existe un desfase de hasta dos siglos en los que ambos modelos de sueño y sociabilidad coexistieron.

[iii] Estas afirmaciones provienen del trabajo de campo realizado para mi tesis doctoral titulada “Emociones y desigualdades en el ocio urbano nocturno”.

Prender la noche. Música y vida nocturna

Autor: Michaël Spanu (posdoctorante, CISAN-UNAM)

La versión original de este articulo (en inglés) fue publicada en el numero 111 de la revista Voices of Mexico (revista del CISAN). Acceso a este link.

¿Se vive de manera distinta la música por la noche que durante el día?[1] Responder esta pregunta revela como la noche musical se volvió un asunto importante en la vida urbana mexicana y mundial, donde los ritmos del descanso y las actividades festivas se hallan en constante tensión.

Una de las particularidades de la investigación enfocada a la vida nocturna (los llamados night studies) es que la llevan a cabo expertos forjados en la indagación sobre música popular (popular music studies), como lo muestra la reciente publicación de Nocturnes: Popular Music and the Night,[2] obra colectiva dirigida por Geoff Stahl, conocido por sus trabajos sobre la escena musical en Montreal, Berlín y Wellington, y Giacomo Bottà, especialista en punk y postpunk en Europa, particularmente en ciudades desindustrializadas como Manchester, Düsseldorf, Turín, Bolonia y Tampere. Otro conocedor de la escena musical, Will Straw, subraya, en la obra referida, que los trabajos históricos sobre la vida nocturna urbana suelen tomar a la música como un hilo conductor o como un punto de partida para iluminar esa parte oculta de la vida social. En el caso de México, un ejemplo podría ser Vivir la noche. Historias de la Ciudad de México.[3]

Nocturnes: Popular Music and the Night (2019), obra colectiva dirigida por Geoff Stahl y Giacomo Bottà (Palgrave)

De hecho, los bares, cabarés, clubes o incluso las salas de concierto son en esencia nocturnos. Forman parte de esa cultura presencial y colectiva que Stahl y Bottà contrapuntean con los usos individualistas y/o pragmáticos de la música en horario diurno (la que se escucha con audífonos en el transporte, la música ambiental que resuena en los centros comerciales, etcétera). Los sitios destinados a la música tienen esta facultad de congregar, en medio de la noche, a grupos de personas en torno a un principio emocional y corporal que excede o diluye otras categorías identitarias clásicas.[4]

Por otra parte, en la investigación sobre música popular, en el mejor de los casos, dicha dimensión nocturna se da por sentada y, en el peor, se la ignora por completo. En efecto, durante mucho tiempo la historiografía de esa producción musical se ha enfocado exclusivamente en las obras, dejando de lado los sitios donde se crean y ejecutan (estudios de ensayo y grabación), y donde se difunden (festivales, conciertos, espacios públicos, etcétera). Tomando como punto de partida casos dispersos a nivel mundial, esta obra dirigida por Stahl y Bottà pretende llenar un vacío en torno al íntimo y complejo vínculo que une a la noche con la música popular.

La noche musical, nuevo avatar de la ciudad como ente creativo

La actividad musical nocturna de las grandes urbes europeas y norteamericanas se ha convertido en uno de los avatares de la ciudad moderna, como lo demuestra el interés de los poderes públicos, que se han dado a la tarea de promoverla, pero también de instrumentalizarla, tal como lo revela de manera brillante el artículo de Myrtille Picaud, poniendo como ejemplo a París y Berlín. El atractivo de los clubes y la reapropiación de espacios abandonados ligados al fenómeno de la desindustrialización han colocado a la noche musical en el centro de estrategias que pretenden hacer de esas capitales “ciudades creativas”. La mutación de Berlín data de muchos años antes y ha sido tomada como modelo para lo que ha venido ocurriendo en la capital francesa, donde abundan los clubes de vida efímera (warehouses), producto de la sinergia entre autoridades y grandes empresas. Al respecto, la postura de los actores de la vida musical nocturna es ambivalente, pues esta mutación los perjudica, pero también los beneficia. Además de la ventaja de ser fácilmente desmontables, dichos espacios dotan de cierto glamur a zonas antes marginadas, incluso permiten desarrollar, in fine, importantes proyectos inmobiliarios. Esta problemática se observa en América del Norte, sobre todo en Toronto y Montreal,[5] pero también (y de forma quizá aún más ambivalente) en la Ciudad de México, en sitios abandonados como la exfábrica de harina en el barrio industrial de Azcapotzalco,[6] mientras cada vez se cierran más lugares independientes en el centro de la ciudad (como recientemente ocurrió con “Caradura”, “El Imperial”, “Japan”, entre otros). En esta ciudad se suma otro problema específico, la extorsión endémica a los comercios nocturnos y la falta de respuesta de las autoridades.

No obstante, afirma Straw, las políticas públicas relativas a la vida nocturna han tomado distancia de la música y ciertas actividades que pudieran percibirse como subversivas, y en cambio han diversificado la oferta nocturna (museos, pabellones deportivos, bibliotecas, etcétera), incluso atacando directamente los sitios dedicados a la música, como ocurre en la Ciudad de México, donde los controles administrativos se utilizan como medios de presión convirtiéndose en otro obstáculo a la actividad musical en horas de la noche. Estos desarrollos nocturnos son parte de una tendencia general de los espacios urbanos en expansión: aumento en los alquileres, privatización de los espacios públicos, surgimiento de entornos de consumo estandarizados y residentes que perciben la actividad musical nocturna como una molestia.

Esas tendencias ponen sobre la mesa la cuestión de los modos de gobernanza y la regulación de la vida nocturna,[7] lo mismo que la medición del impacto de los lugares dedicados a la música en la calidad de vida de un barrio o una ciudad. En la capital mexicana aún no existen tales mecanismos, aunque se están realizando consultas en ciertas colonias, y la propuesta de ley sobre espacios culturales independientes busca reconocer la especificidad de los sitios nocturnos enfocados a la música.[8]

El caso de Wellington descrito por Stahl es paradigmático en relación con las trampas que conviene evitar. La misma empresa que se encarga del control del ruido en nombre del ayuntamiento también proporciona la mayoría de los elementos de seguridad (bouncers) que laboran en los clubes de la ciudad. Más allá de esa clase de conflictos de intereses bastante típicos en el nivel local, la regulación de las zonas urbanas con frecuencia es incompatible con cualquier actividad musical nocturna en el espacio público, como lo demuestra el artículo escrito por Jhessica Reia sobre los músicos callejeros en Rio de Janeiro y Montreal, quienes, efectivamente, son los primeros afectados por los dispositivos del poder diseñados para normar, incluso neutralizar, la vida nocturna, sobre todo debido al estigma que pesa sobre su actividad, que suele asociarse con la mendicidad. La existencia de una vida musical nocturna accesible a todos exige una lucha constante, aun en lugares donde hay una auténtica cultura de la música en la calle, como ocurre con el samba en Rio o los sonideros en la Ciudad de México.

En busca de espacios nocturnos para la emancipación

El ya clásico trabajo de Murray Melbin[9] es una ventana al entorno nocturno, en particular a dos aspectos complementarios para los noctámbulos y los músicos: el riesgo y la oportunidad. Por un lado, lo nocturno funciona como un espacio de confinamiento y represión donde la música se considera vector de desorden y conductas de riesgo (consumo de estupefacientes, sexualidad desenfrenada, etcétera). El artículo de Michael Drewett sobre los músicos negros durante el apartheid sudafricano informa que, además de los obstáculos legales a los conciertos nocturnos (como por ejemplo la imposición de los toques de queda), existían otros de carácter simbólico, pues la aparente calma de las noches sudafricanas solapaba actos de violencia extrema, muchas veces cometidos por la policía. Las canciones de los músicos de aquella época hablan sobre esos peligros. En México, pensemos en el reciente asesinato de diez integrantes de la agrupación “Sensación Musical” a manos de un cartel local en el estado de Guerrero, mientras regresaban a casa durante la noche.

Por otro lado, la dimensión oculta de la noche es de una importancia capital para la expresión de las minorías culturales, que son abiertamente marginadas durante el día. Por ejemplo, apoyándose en material de archivo, Jarek Paul Ervin explica hasta qué punto la noche es un elemento fundador de la cultura queer neoyorquina, un espacio de experimentación y de emancipación. Analizándolo a la luz de la canción Walk on the wild side, de Lou Reed y su característico desenfado vocal, Ervin subraya también el fatalismo de un sector de la comunidad queer respecto de la idea de su verdadero reconocimiento por la sociedad diurna. En la Ciudad de México, la cultura de la high energy ha asumido funciones similares.[10]

La investigación sobre prácticas nocturnas alternativas es abundante y, con frecuencia, su objetivo es superar la división entre seguridad y entretenimiento comercial encarnado en el concepto de economía nocturna (night-time economy). Mientras que ésta alude a un diseño de los ritmos nocturnos en beneficio de la famosa “clase creativa” de la que habla Richard Florida,[11] basada en la explotación de mano de obra barata y privada de sueño (como puede observarse fácilmente en la Ciudad de México), una versión más ciudadana de la noche urbana considera las actividades no comerciales, comunitarias y emancipadoras. Además de los músicos de la calle y la comunidad queer ya mencionados, podemos incluir a los aficionados australianos al breakdancing, estudiados por Rachael Gunn, un caso muy similar al de diversos grupos nocturnos que se apropian de la Ciudad de México, como los ciclistas.[12] Uno de los mayores aportes de este volumen es dirigir la mirada hacia dinámicas geográficamente distantes, aunque cercanas debido a la ambivalencia antropológica de la noche urbana: entre violencia y solidaridad, dispersión y homogenidad, intereses y creatividad.

Sin embargo, no se trata de idealizar todo comportamiento nocturno. Jordi Nofre y Daniel Malet Calvo exponen, por ejemplo, como el laisser-faire de las autoridades lisboetas ha fomentado el desarrollo de un turismo nocturno misógino y perjudicial, centrado en el consumo de alcohol, y donde, además, la cultura musical del lugar ocupa un sitio muy marginal. Por tanto, la capital portuguesa pareciera ser sólo el escenario, un telón de fondo sonoro (soundscape) para la reubicación barata de una cultura etílica donde priva la cultura de la violación. Ese problema existe en otros lugares y contextos musicales, como los conciertos o los festivales, aunque apenas comienza a ser tema de investigaciones universitarias.[13] En México, podemos mencionar el turismo sexual observado en los distritos nocturnos, festivos y musicales, sobre todo en la frontera con Estados Unidos.

Por tanto, la música y las actividades artísticas nocturnas no pueden reducirse a ser simples bastiones frente a las tendencias alienantes y colonizadoras de la sociedad urbana y del capitalismo contemporáneo. De hecho, en su relación con las nuevas tecnologías, la experiencia nocturna está marcada en gran medida por esas tendencias. La configuración actual de las sociedades urbanas ha permitido la emergencia de una “noche eterna”, mediante la oferta de servicios continuos, automatizados, y una frontera cada vez más borrosa entre ocio y trabajo, real y virtual. Un ejemplo de ello es el DeepDream. Como lo explica Christopher M. Cox en su contribución, ese algoritmo creado por Google supuestamente provee un sustituto virtual a nuestros sueños. Funciona como una especie de espectro numérico y musical de la canibalización lúdica que internet hace de nuestro tiempo de sueño. Otro ejemplo más concreto de estas tendencias es el que desarrolla Yolanda Macías acerca del ocio nocturno de los jóvenes de clase media en la Ciudad de México.[14] Macías demuestra que la existencia y popularización de ciertas tecnologías que cambian el consumo cultural y musical domestico, no necesariamente lo hacen más democrático y pueden mantener ciertas desigualdades de género.

Conclusión

Resulta evidente la vitalidad de los estudios sobre la noche contemporánea y su vínculo con las prácticas musicales; no obstante, la obra de Stahl y Bottà refleja que aún son incipientes, se hallan en pleno desarrollo. En varios de los artículos, resulta débil y alambicada la articulación teórica de la noche con la música (incluso con otros aspectos de la vida social). En efecto, siendo la noche un aspecto natural, abstracto y fugaz de nuestro entorno, resulta difícil aprehenderlo. Es semejante a un “hiperobjeto”, es decir, algo que se propaga masivamente en el tiempo y el espacio en relación con los humanos, como dice Morton, que puede experimentarse de manera concreta aunque sin poderlo delimitar con facilidad, y requiere un estilo de pensamiento y escritura particulares.[15] En mi opinión, dicho estilo está por inventarse. En los trabajos incluidos en el libro, el concepto de noche se presenta casi siempre de manera volátil, con poco sustento teórico, cuando justamente requiere un marco sólido a fin de abarcarlo de manera cabal.

Sobre el plan metodológico, sabemos lo difícil que resulta realizar una investigación en un espacio nocturno, recabar datos, sacar provecho al objeto de estudio de manera productiva y ética[16]. Además, los artículos resultan vagos en ese sentido: no es posible saber cuánto tiempo el investigador pasó en el sitio, qué tipo de interacción tuvo con los noctámbulos, etcétera. En términos más generales, el carácter masivo y desbordante de lo nocturno conduce a una explosión de temas y enfoques no siempre fructíferos, sobre todo en el caso del análisis de obras que se refieren, quizá de forma un poco tangencial, a la noche. En principio, no objetamos que coexistan distintas aproximaciones al tema y enfoques diversos para el análisis del corpus, pero éstos nunca se yuxtaponen y dan la sensación de una compartimentación disciplinaria improductiva. Aun cuando sabemos que esta obra no lograría resolver todos los desafíos intelectuales asociados con el estudio de un objeto tan vasto como la noche, consideramos que dichas cuestiones disciplinarias y metodológicas son prioritarias para el desarrollo de los night studies, en particular dentro del medio académico mexicano.


[1] Traducción al español del original en francés, María Cristina Hernández Escobar.

[2] S. Frith, Taking Popular Music Seriously (Londres: Routledge, 2007). Todos los artículos mencionados forman parte de ese libro.

[3] Iván Restrepo et al., Vivir la noche. Historias de la Ciudad de México (México: Tintable, 2014).

[4] L.S. Garcia, “Crowd solidarity on the dance floor in Paris and Berlin”, en Holt Fabian & Wergin Carsten, eds., Musical performance and the changing city: post-industrial contexts in Europe and the United States (Londres: Routledge, 2013).

[5] S. G. Ross,”Development versus preservation interests in the making of a Music City: A case study of select iconic Toronto Music venues and the treatment of their intangible cultural heritage value”. IJCP, vol. 24, no. 31 (2017); M. Lussier, “Scène, permanence et travail d’alliance: Le cas de la scène musicale émergente de Montréal”, Cahiers de Recherche Sociologique, vol. 57 (2014), pp. 61-78.

[6] Demarcación ubicada en el noroeste de la Ciudad de México. [Editor’s Note.]

[7] M. Spanu y Y. Mokhnachi, “La gouvernance de la vie nocturne au prisme du territoire : une approche exploratoire des conseils de la noche à Paris et à Nantes”, Bollettino della Società Geografica Italiana 1(2), 2018, pp. 241-251; A. Seijas y M.M. Gelders, “Governing the night-time city: The rise of night mayors as a new form of urban governance after dark”, Urban Studies, 2019.

[8] Este proyecto fue presentado por la diputada Gabriela Osorio, del partido Morena, presidenta de la Comisión de Derechos Culturales del Congreso de la Ciudad de México.

[9] M. Melbin, “Night as frontier”, American Sociological Review vol. 43, no. 1 (1978), pp. 3-22.

[10] J. R. Ramirez Paredes, De colores la música: lo que bien se baila… jamás se olvida: identidades sociomusicales en la ciudad de México: el caso de la música high energy (México: Posgrado de Estudios Latinoamericanos, unam, 2009).

[11] R. Florida, Cities and the creative class (Filadelfia: Routledge, 2005).

[12] A. Trejo Poo, “Rodando la noche: la ciudad nocturna desde la experiencia de los paseos nocturnos de los ciclistas”, ponencia presentada en el cisan, el 9 de diciembre de 2019.

[13] R. L.Hill, D. Hesmondhalgh y M. Megson, “Sexual Violence at Live Music Events: Experiences, Responses and Prevention”, International Journal of Cultural Studies vol. 23, no. 3 (diciembre de 2019), pp. 368-384.

[14] Y. Macías, “Las vicisitudes de la noche doméstica: afectos y desigualdades”, ponencia en el Congreso del instituto de las Américas, Paris (octubre de 2019).

[15] Timothy Morton, Hyperobjects: Philosophy and Ecology after the End of the World (Minesota: U. of Minnesota Press, 2013).

[16] L. M. Garcia, “Doing Nightlife and edmc Fieldwork”, Dancecult: Journal of Electronic Dance Music Culture vol. . 5, no. 1, pp. 3-17.

Seminario de investigación « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (25 de marzo 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

Sara Brandellero (Leiden University), «Migrant Narratives of the Night: moorings, memories and belonging»

Abstract: This paper will provide insights into some of the findings of a study of night spaces connected to the Cape Verdean migrant community in the Netherlands, and into a selection of narratives that emerge from them. The research is part of a larger, transdisciplinary collaborative project that focuses on nighttime spaces in eight European cities entitled Night Spaces: migration, culture and integration in Europe (NITE). In the context of the Netherlands, this research directs a particular focus onto ’night spaces’ – understood as culturally mediated and socially produced (Williams, 2008) – in Rotterdam, Europe’s largest port and a place that is deeply embedded into the global history of Cape Verdean migration. Looking beyond traditional negative connotations ascribed to nocturnal spaces and goings on, this talk will consider them as important spatial-temporal moorings (Urry, Sheller, Hannam 2006) and sites of memory, crisis and regeneration. The paper will home in on filmic representations of the urban night by Dutch-Cape Verdean filmmakers Ivan Barbosa and Edson da Conceição to reflect on how the night opens up new spaces of belonging and intercultural understanding.

Marcos Góis (Federal University of Rio de Janeiro), «Nightlife and public spaces in Rio de Janeiro: public sociability, urban violence and nighttime mobility»

Abstract: Public sociability is an important aspect of nightlife in the city of Rio de Janeiro. For its existence it is essential to maintain places for its exhibition. Such places are public spaces, which have been under the threat of some dilemmas faced by the city. It is particularly relevant to consider the weight of factors such as actions to control behavior and restrict the presence, access and circulation of the population. To a large extent this is seen in the intensification of violent confrontations and the unequal supply of services in the city. In addition, we can also include inequalities related to the urban mobility of the population, which increased at night. In this panel we would like to present the results of about ten years of research on the nightlife of the city of Rio de Janeiro. In particular, we would like to show some considerations about the motivations and restrictions to this nightlife in public spaces in the city. The subject is organized around three topics: public sociability, urban violence and nighttime mobility.

Access via Zoom

https://mcgill.zoom.us/j/84818424697?pwd=WW54MWVOclJ0Y3U0N2lya1pPbVRoUT09

Horario/Time:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informes/Informationspanu.michael@gmail.com