LA GOBERNANZA DE LA VIDA NOCTURNA Y SU TERRITORIO: UNA EXPLORACIÓN DE LOS «CONSEJOS DE LA NOCHE» EN FRANCIA

Michaël Spanu, posdoctorante (CISAN-UNAM)

A pesar de su dimensión subversiva, la noche está organizada y ritualizada en la mayoría de las sociedades. La participación de la autoridad pública en la gestión de la noche ha sido un fenómeno en progreso estos últimos años (Candela,  2017  ;  Gwiazdzinski,  2013), principalmente con la aparición de los alcaldes de la noche al nivel mundial (Seijas & Gelders, 2020).

«So You Want to Be a ‘Night Mayor’» City Lab (12/2018)

La particularidad de estos modos de gestión de la vida nocturna reside en la superación de los paradigmas de la seguridad y del desarrollo comercial. Para eso, usan una definición de la noche como fenómeno global (cultural, social, político) cuya gobernabilidad requiere la participación de la sociedad civil.

Previas investigaciones sobre este tema se interesaron en las interacciones, colaboraciones y divergencias dentro de los dispositivos de gobernanza de la noche en Holanda (van  Liempt,  2015). Señalan el riesgo de instrumentalización con fines económicos, la debilidad de las colaboraciones y el rol central de la autoridad pública.

El objetivo de la presente investigación es analizar el funcionamiento de dos dispositivos de gestión de la vida nocturna en Francia llamados “consejos de la noche” (conseils de la nuit), con un enfoque particular sobre su articulación territorial, es decir sobre sus especificidades locales. Este articulo es una version sintetisada y traducida de “La  gouvernance  de  la  vie  nocturne  au  prisme  du  territoire  :  une  approche  exploratoire  des  conseils  de  la  nuit  à  Paris  et  à  Nantes” escrito con Yacine Mokhnachi y publicado en el Bollettino della Società Geografica Italiana.

«Aux Folies, Rue de Belleville, Paris» (crédito Nightflow.com)

Configuración territorial y producción del territorio a través de la noche

Como fenómeno multiforme, la noche cuestiona los modos tradicionales de acción publica, especialmente la división por áreas de competencia administrativa jurídica. Esto se debe a la interacción compleja entre tres figuras emblemáticas de la vida nocturna: los residentes que buscan descanso, los noctámbulos que buscan experiencias, y los profesionales de la noche que ofrecen diferentes tipos de servicio.

El concepto de gobernanza ha sido movilizado para responder a este reto. Se define como un modo de acción donde el Estado y las autoridades locales se vuelven actores como otros, con un papel de coordinación más que decisión, aunque conservan cierta influencia (Epstein,  2015 ;  Le  Galès,  1995).

Por un lado, la gobernanza permite no alterar tanto las dinámicas de auto organización presentes en la vida nocturna. Por otro lado, corresponde a una tendencia política de repliegue del Estado, sobre todo al nivel financiero y en muchas áreas de la vida pública.

Así mismo, debido a la ausencia relativa del Estado, la configuración del territorio (es decir el espacio urbano y los actores presentes) tiene un papel fundamental en cómo se puede construir y mantener un dispositivo de gobernanza, en nuestro caso dedicado a la vida nocturna. La participación ciudadana es un elemento clave de dichos dispositivos, y uno de los papeles de las autoridades públicas locales es favorecerla.

Este modelo teórico tiene muchos límites en la práctica, por ejemplo: quiénes son la personas cooptadas? De tal manera que muchas veces, termina siendo una ficción de democracia participativa que busca producir cierta imagen de la vida nocturna local (Walker, 2017).

Entonces, nuestras hipótesis son que, por un lado, la gobernanza depende de la configuración territorial (H1 : irreductibilidad de su topografía y de los actores presentes), y por otro lado, busca producir cierto tipo de territorio con discursos y relatos mediáticos relacionados con la vida nocturna (H2: dimensión performativa).

Dos casos: Paris y Nantes

La vida nocturna entra cada vez mas en el paradigma de la “atracción” urbana (attractivité urbaine), es decir la capacidad de atraer nuevos habitantes y actividades de la industria “creativa” (entender: con alto poder económico y simbólico) en un contexto de competencia nacional e internacional entre ciudades.

Quartier du Hangar à Bananes, Nantes. (crédito Valéry Joncheray)

Paris y Nantes entran completamente en este paradigma de ciudades creativas, como lo podemos ver con su oferta cultural nocturna muy segmentada y sus procesos de gentrificación (para el caso de Paris, ver Picaud, 2015, 2019).

En ambas ciudades, la leyes que prohibieron fumar en los bares en el 2007 fueron un punto de partida. Desplazaron los noctámbulos a las calles y provocaron un fuerte aumento de las quejas por parte de los residentes. La prefectura respondió con fuerza, clausurando lugares, cancelando eventos, etc. Desde el punto de vista de los noctámbulos, la vida nocturna se estaba muriendo.

El consejo de la noche, cultura republicana y organización de la sociedad civil

La reacción de varios colectivos fue organizar elecciones informales de un “alcalde de la noche” (maire de la nuit) después del 2007 que funcionaron como un golpe mediático para llamar la atención. En ambos casos, el poder político local quiso retomar el poder y poner la problemática nocturna en la agenda política. Esto se debe a una cultura republicana que no permite la autogestión.

Paralelamente, varios actores locales se organizaron en redes o reforzaron las redes ya existentes para tener mas peso en el debate publico, como los residentes parisinos, la federación nacional de los bares culturales, entre otros.

Parte de la cultura republicana fue nombrar un secretario de la vida nocturna en ambas ciudades (y no un alcalde), cuya misión es trabajar de manera transversal con las otras áreas administrativas para concientizar al personal político sobre los temas nocturnos (transportes, salud, desarrollo económico, etc.). En el caso parisino, es un experto del sector cultural, Frédéric Hocquart, quien ocupa el puesto desde 2014, mientras en Nantes, el secretario Benjamin Mauduit tiene un perfil más orientado hacia la educación popular. 

Otra misión es organizar grupos de trabajo con la sociedad civil sobre diferentes temas relacionados con la vida nocturna (uso de drogas, ruido, etc.) y hacer propuestas viables. Esta misión menos política y mas técnica la lleva a cabo un “encargado de misión” (chargé de mission), designado por el secretario de la vida nocturna. Esta persona es un funcionario publico, no hay subcontratación.

Este es el sistema que se denomina “consejo de la noche”. Una manera de entender como funcionan los consejos de la noche es a través de la distribución del poder: vertical y horizontal.

Sitio web del consejo de la noche parisino

Verticalidades

El tipo de coordinación que buscan implementar los consejos de la noche en Francia beneficia del poder simbólico que tiene la autoridad pública, con la figura del alcalde en los momentos más importantes. Por ejemplo, en ambas ciudades, fueron las alcaldes (Anne Hidalgo y Johanna Rolland) quienes presentaron e inauguraron el consejo de la noche.

Otro elemento de poder vertical es la participación, al inicio del consejo (o a veces antes), de expertos que estudian y diagnostican la vida nocturna, para que los actores implicados en el consejo tengan una base de conocimiento común.

Pero el elemento mas rígido que, a veces, frena la acción del consejo, es la ley y, más generalmente, los niveles de decisión política y jurídica que escapan del nivel municipal. Por ejemplo, en Nantes la policía es municipal, pero en Paris es nacional. Los transportes en Nantes son municipales, en Paris son estatales. Entonces los grupos de trabajo en Paris sobre transportes nocturnos y seguridad nocturna tienen menos margen de acción que en Nantes.

Horizontalidades

La presencia de expertos o figuras políticas nunca borran o reemplazan el trabajo y el conocimiento de los diferentes actores implicados en el consejo. Cada actor representa un segmento diferente de la población nocturna (comerciantes, noctámbulos, residentes)  y defiende intereses particulares (el derecho a descansar, a festejar o a proponer actividades comerciales y culturales).

Por ejemplo, la experiencia de Culture bar-bars (federación nacional de los “bares culturales”) les permitió trabajar sobre un dispositivo para limitar las clausuras: la comisión de regulación de los bares. Este dispositivo establece diferentes niveles de sensibilización o sanción cuando un bar va infringe la ley.

Las diferencias de intereses entre grupos que participan en el consejo se manifiestan de manera teatral durante la sesiones plenarias. A pesar de su dimensión cacofónica y a veces conflictiva, estas sesiones sirven para identificar nuevas temáticas, por ejemplo la violencia de género. También se definen nuevos objetivos para los grupos de trabajo.

En los grupos de trabajo es donde se hace la mayoría del trabajo concreto, con el fin de hacer propuestas a la alcaldía. Participan los actores mencionados y cuentan con la presencia de personal administrativo de la alcaldía, a veces expertos o representantes de empresas o instituciones interesadas. La moderación y la síntesis de estos grupos las hace el encargado de misión.

En teoría, los planes de acción de los grupos pueden ser validados por la alcaldía y ponerse en marcha rápidamente. Esto demuestra un nivel bastante alto de participación ciudadana en los procesos políticos, mientras el plan de acción entra en las áreas de competencia de la alcaldía. Por ejemplo, en Nantes, lo podemos ver con los dispositivos de mediación para reducir el ruido y la extensión de los horarios de transportes nocturnos.

Diversidad e implicación de los actores

Si bien el consejo está teóricamente abierto a todos y todas, tampoco hay una diversidad natural que se note desde el inicio del proceso. Es el trabajo del secretario de la vida nocturna y del encargado de misión buscar actores relevantes, como en el caso de las asociaciones feministas que fueron contactadas e involucradas, en Paris, gracias al trabajo conjunto del secretario de la vida nocturna y la secretaria de la igualdad de genero. 

Mantener y fortalecer la diversidad de los actores involucrados es un proceso complicado debido a la falta de tiempo y motivación de ciertas organizaciones. Además de los intereses que defienden los actores del consejo, el nivel de participación de las personas involucradas depende también la naturaleza de su actividad. Podemos destacar tres tipos: los pilotos, los apoyos y los oponentes.

Obviamente, los actores institucionales como la alcaldía, la policía o los representantes de otras instituciones públicas tienen un alto nivel de participación porque son los que tienen el poder de implementar las acciones. Son los pilotos.

Los apoyos son los que acompañan al consejo y participan en los grupos con la idea de promover las actividades de noche (muchas veces defienden los intereses de un grupo: bares, antros, usuarios de drogas, poblaciones marginalizadas, etc.)

Los oponentes son los que participan en el consejo, pero con sospecha y desconfianza. Es el caso de los residentes que participan de manera poco flexible y casi conflictiva en el consejo, sobre todo para hacer que se respete la ley y defender el derecho al descanso.

Comunicación del consejo de la noche: una proyección del territorio nocturno

Con la óptica de promover la transparencia del dispositivo, el consejo de la noche desarrolla modos de evaluación de sus propias acciones. Pero la evaluación de políticas publicas es un negocio y resulta muy costoso, así que el consejo muchas veces evalúa sus propias acciones con la finalidad de legitimarlas. El resultado puede ser tendencioso y poco objetivo.

Esto nos lleva al tema de la comunicación institucional donde dicha evaluación tiene un lugar importante. En el caso del consejo, aunque los documentos están accesibles a todos (informes públicos, newsletter, grupo Facebook), no se dirigen tanto al gran público, sino a los actores involucrados, como prueba de lo que se ha hecho. Ver por ejemplo el reporte de acciones del consejo de la noche parisino del año 2018.

En algunos casos, estos documentos funcionan como una tarjeta de visita para otras actividades. Por ejemplo, muchos actores y sobre todo los que representan a la ciudad viajan a conferencias, eventos, o colaboran con medios para describir lo que hacen. De tal manera que redefinen el territorio nocturno a través de la acción del consejo. De tal manera, el conocimiento que se genera en este tipo de dispositivos se vuelve también capital político que se explota al seno de grupos de trabajo de distinto nivel e incidencia; por ejemplo en conferencias internacionales de gobernabilidad de la vida nocturna.

Conclusión

La transversalidad de los consejos de la noche reconfigura en parte las tradiciones políticas mientras saca provecho de su poder simbólico y produce nuevas representaciones de la noche urbana. Sin embargo, son muchos los aspectos de la gestión de la vida nocturna que faltan investigar. Esperamos que el presente texto contribuya a impulsar una nueva dinámica de trabajos sobre la gestión de la vida nocturna al nivel mundial.

Referencias

CANDELA (2017). Pour une sociologie politique de la nuit. Introduction. Cultures & Conflits, (105-106), 7-27.

Epstein, R. (2015). La gouvernance territoriale: une affaire d’État La dimension verticale de la construction de l’action collective dans les territoires. L’Année sociologique, 65(2), 457-482.

Gwiazdzinski, L. (2013). Vers un espace public nocturne conflits et innovations dans la métropole parisienne. Recherche sociale, 206(2), 75-82. doi:10.3917/recsoc.206.0075. 

Le Galès, P. (1995). Du gouvernement des villes à la gouvernance urbaine. Revue française de science politique, 57-95.

Picaud, M. (2019). Putting Paris and Berlin on Show: Nightlife in the Struggles to Define Cities’ International Position. In Nocturnes: Popular Music and the Night (pp. 35-48). Palgrave Macmillan, Cham.

Picaud, M. (2015). Les salles de musique à Paris: hiérarchies de légitimité et manières d’entendre les genres musicaux. Actes de la recherche en sciences sociales, (1), 68-89.

Seijas, A., & Gelders, M. M. (2020). Governing the night-time city: The rise of night mayors as a new form of urban governance after dark. Urban Studies. https://doi.org/10.1177/0042098019895224

van Liempt, I. (2015). Safe nightlife collaborations: Multiple actors, conflicting interests and different power distributions. Urban studies, 52(3), 486-500.

Walker, É. (2017). ‪ De la discipline au travail électoral? Gouverner l’espace-temps récréatif nocturne à Rennes‪. Cultures Conflits, (1), 123-143.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.