Seminar « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (16/12/2021)

Cooperation between CISAN-UNAM (México), Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), Institut de Géoarchitecture / IDA-Brest (Francia). Coordination: Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías and Michaël Spanu.

Program

Giacomo Bottà (University of Helsinki), “White nights – bleak future? Helsinki and COVID-19 in the summer of 2020″

Abstract:

In Helsinki Finland, the summer of 2020 offered a space for the proliferation of underground parties, due to an apparent and temporary arrest of the pandemic expansion. This happened in the absence of official festivals and live concerts, mostly cancelled or postponed. With the end of the summer and the feared beginning of a second wave, these parties have been blamed in the Finnish media as vehicles for the spread of the virus or more in general for drug abuse, noise disturbance and loitering. This has of course caught the attention also of the municipality, which on one hand sees the night economy as a means to boost on-going urban developments and their branding, on the other as a very problematic hotbed for the pandemic expansion. Mainly through qualitative interviews with organizers and participants, I articulate these parties as experiments, mediating between a before (where techno in clubs was mostly victim but also participant to the rampant financialised redevelopment of city areas) to a post-COVID era, where the place of music in cities will become more venturing. In this regard, these parties seem to be different than previous waves of raves and illegal parties because of a deeper attention towards socio-cultural, economic and ecological sustainability and a more nuanced attention towards spaces, audiences and sanitary risks.

Practical Information

Access via Zoom: send an email to spanu.michael[a]gmail.com to receive the link

Day and Time:

16 december 2021
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (France)

Informationspanu.michael[a]gmail.com

[VIDEO] Nocturnidad en la región de América del Norte (TV UNAM)

Les presentamos el programa “Mirador Norteamericano” en TV UNAM, sobre el tema “Nocturnidad en la región de América del Norte” y con la participación de Alejandro Mercado Celis y Michaël Spanu, investigadores en el CISAN.

Coproducción con el Centro de Investigaciones Sobre América del Norte.

Transmisión: 28 de marzo de 2021 por Canal TV UNAM

URL: https://mediacampus.cuaieed.unam.mx/node/6742

Seminario « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (25 de noviembre 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

Gilberto López Villagrán (Florida International University), “Giros negros sin reflectores: Striptease y Capital Erótico en un escenario de instituciones débiles en México


Abstract:  La oferta erótica del striptease en México ha sido distinta para las oferentes femeninas en comparación con sus pares varones. Ambos se desprenden de contextos distintos. Sin embargo, el componente del capital erótico, singulariza este tipo de trabajo sexual, en términos de su ejercicio  en México. Asimismo los vacíos institucionales y la asimetría de género han alineado incentivos para que las strippers  padezcan de un estigma social que limita, tanto su condición de ciudadanía, como de sus derechos laborales.

Julio César Becerra Pozos (Colegio de la Frontera Norte), “Nocturnidad y performance en el trabajo de economía nocturna de servicio y producción de interacciones en bares de la Ciudad de México”

Abstract: Partiendo de un análisis conceptual y etnográfico de la manera en que aspectos subjetivos, estéticos y performáticos desarrollados por trabajadoras y trabajadores de los servicios de economía nocturna (bares) se ven configurados por la diferencia de género, así como la construcción social, espacial y temporal de la nocturnidad e imaginarios etarios, se expondrá que aunque a las y los trabajadores de estos espacios nocturnos se les concibe como trabajadores de servicios; en realidad, esencialmente son productores simbólicos, ya que coproducen una experiencia con el cliente mediante un performance que proyecta unicidad. Entre ellos, pueden llegar a construir un sentido de communitas, que incorpora no solo entre los compañeros de trabajo, sino que puede extenderse, por breves periodos, a la clientela. Aunque son asalariados, el grueso de su ingreso lo constituyen con propinas y puede provenir de otras vías de discutible legalidad. Posteriormente, se hará hincapié en la necesidad de un enfoque configuracional y ad hoc para el estudio etnográfico de las multiplicidades del trabajo de economía nocturna en el servicio de producción de interacciones mediante una distinción entre noctis y nocturnidad.


Información practica

Acceso por Zoom: https://mcgill.zoom.us/j/83948105874?pwd=NEFwbzBvY0x5SFY5ZHlJWW1ydGsrdz09

Horario:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informesspanu.michael@gmail.com

Seminar « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (21 de octubre 2021)

Cooperation between CISAN-UNAM (México), Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), Institut de Géoarchitecture / IDA-Brest (Francia). Coordination: Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías and Michaël Spanu.

Program

Cláudia B Rodrigues, “From boom to blackout: rhythmographic grasping of last decade nocturnal Porto”

Abstract: In this seminar I begin to introduce some considerations about the dialectical production of nightlife in the city and its essentials dimensions, plots, narratives and characters. In order to grasp the micro and macro night-space production, I’ve designed the rhythmography, largely inspired in rhythmanalysis (Henry Lefebvre), everyday life critique, and ethnography. The focus is the city of Porto (Portugal), and a party district shaped and boomed in downtown area since 2009, acquiring an expressive role in urban development. The attempt here is to translate micro and macro rhythms produced last decade in this urban space. The systematic work developed in my PhD context (2009-2014) and a fluctuant rhythmography practiced since then, are addressed here, including some issues about pandemic rhythms and nightlife craving/release. 

Practical Information

Access via Zoom: https://zoom.us/j/98212596873?pwd=Rnp0S0lYRW5sdHpqaEZ3WXJqdHpwdz09

Time:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informationspanu.michael@gmail.com

Seminario « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (30 de septiembre 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

VANINA SOLEDAD LOPEZ (Universidad Nacional de Quilmes, Universidad Nacional Arturo Jauretche), “La noche como territorio. Una cartografía cultural del underground porteño de los 80 (Buenos Aires 1982-1989)

RESUMEN: Esta presentación describe la constitución espacial del underground porteño de los 80 analizando su expansión territorial y problematizando sus temporalidades específicas dentro del proceso histórico argentino entre dictadura y democracia. Desde una perspectiva de la sociología de la cultura, una serie de lugares es analizada como un circuito cultural de sociabilidad nocturna y experimentación artística diferenciado. Esta  cartografía cultural reúne mapas, una periodización del fenómeno y relatos de espacio que sitúan a los actores en los lugares y describen sus prácticas. A pesar de su carácter marginal, o acaso justamente por ello, el circuito cultural underground porteño de los 80 es un objeto de estudio relevante para entender las dinámicas culturales, pero también económicas y políticas, en las que la noche fue conquistada, en un período clave de la historia argentina reciente, como un territorio válido para la socialización y la expresión artística.

FERNANDO RAMIREZ ARCOS (Universidade Estadual de Campinas), “Memorias, afectos y construcciones de sentido de lugares gay de antaño en Bogotá y sus dinámicas nocturnas”

RESUMEN: La presente ponencia expone resultados de mi trabajo doctoral sobre espacialidades, afectos y memorias de sujetos homosexuales en Bogotá, entre la década de 1990 y principios de la década de 2000. Discuto sobre la memoria como recurso analítico de improntas afectivas de la homosexualidad y sus lugares vividos. En particular, me enfoco en sus dinámicas de ocio y fiesta nocturnos en bares, discotecas y ‘amanecederos’ (after party) que se crearon en la ciudad debido a restricciones políticas a la ‘rumba’. Las construcciones de sentido de lugares gay permiten acercarse a un panorama urbano de antaño de la homosexualidad en Bogotá, lo que abre la discusión sobre la necesidad de investigar sobre las geografías históricas de la homosexualidad desde un registro espacial del afecto y la fiesta nocturna.

Información practica

Acceso por Zoom: https://forms.gle/byVZGE6PSiS8Yqqw7

Horario:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informesspanu.michael@gmail.com

« Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (09/06/2021)

Program/Programme

The session will be held both in French and English

Déborah Delaunay (Ville de Montréal), “Chantier sur la vie économique nocturne à Montréal : enjeux et priorités”

Résumé : En 2020, la Ville de Montréal a lancé un chantier sur la vie nocturne pour stimuler les activités économiques nocturnes tout en favorisant la cohabitation entre les usagers et les usagers. Dans ce cadre, la Ville et ses partenaires ont mené diverses activités de recherche et de consultation afin de mieux comprendre les enjeux et priorités en présence pour orienter la décision. Ces études ont révélé que les nuits de montréal sont pleines d’opportunités à saisir en matière de développement économique, social et culturel. Toutefois, de nombreux défis sont à relever, notamment, en matière de données, de gouvernance et de réglementation. Lors de cette session du séminaire, nous vous invitons à appréhender la complexité et la transversalité des enjeux et priorités associés à la vie économique nocturne montréalaise.

Jess Reia (McGill University & Conseil de Nuit de MTL 24/24), “Smartness after Dark: Data Governance & Nightlife in Montreal”

Abstract: The increasing datafication of urban spaces has impacted the city after dark, even if this aspect of urban life is rarely addressed by the smart city agenda beyond efficient public lightning or surveillance. While certain cities rely heavily on big data to understand and manage their territories in real-time, the lack of (open, public) data to comprehend the night is still an issue. For years, discussions of the night have happened in isolation from discussions of data and various forms of urban intelligence, even if the needs to measure and plan the night are increasingly relevant to Night Studies. The lack of data focusing specifically on the nighttime economy, and broader analyses of the impact of a smart city agenda beyond daylight, leave stakeholders navigating challenging circumstances without essential information. This presentation offers a critical overview of the main discussions surrounding the implementation of data-driven initiatives and how they (can) shape the 24-hour city. It draws from legal/policy analyses, ethnographic fieldwork and advocacy activities in Montreal, Canada.

Practical information

Access via Zoom: click here

Time: 9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (France)

Informationspanu.michael@gmail.com

Seminario de investigación « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (20 de mayo 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

Alejandra Trejo Poo (UAM Cuajimalpa), “Trazos y vivencias de la ciudad nocturna: sobre la liminalidad urbana de la noche a través de los Paseos Nocturnos de los Bicitekas en la Ciudad de México”

Resumen: En esta presentación se busca mostrar una forma de experimentar y conocer la noche urbana desde una actividad un tanto fuera de lo convencional. Nos referimos a las rodadas nocturnas que realizan los Bicitekas, grupo de ciclistas que rueda en la Ciudad de México y su zona metropolitana. Esta dinámica ha existido desde hace 22 años la cual no sólo ha vivido los cambios de la ciudad de noche, sino que han encontrado maneras de generar experiencias diferenciadas con ella a partir de la forma en que la conocen y recorren. Particularmente, nos referimos al estado liminal que se produce dentro de la experiencia ciclista como un trance corporal y colectivo hacia una versión alterna de la ciudad nocturna. En esta investigación se implementó un periodo de trabajo de campo de junio a diciembre del 2019, en el que no sólo se obtuvo una inserción en la noche urbana, sino una manera de conocer una nueva ciudad dentro de la misma que se habita diariamente. De esta manera, se muestra a la metrópoli como un espacio alterno en el que se obtiene una relación social y cultural con la noche al recorrerla en bicicleta.

Paulo Nunes (Universidad Federal de Itajubá), “¡Llevenme de vuelta al centro de la ciudad! Vida nocturna y festivales culturales en São Paulo (Brasil)”

Resumen: La ponencia buscará abordar cómo los festivales urbanos pueden actuar como importantes dispositivos de modulación para la activación de la noche en la ciudad, a partir del caso de la “Virada Cultural” (São Paulo – Brasil). Dichos eventos permiten la permanencia del público en las calles e invitan a tomar espacios de libertad y de heterotopía, resignificando la relación entre sujeto y espacio urbano.

Información practica

Access via Zoom: https://cuaed-unam.zoom.us/j/87516683545?fbclid=IwAR0JLbKaEoZo5VhVuBoDVxZyrwl_bj4Vhkoo94Sc7NSS4MP19v7yuX1njXE#success

Horario/Time:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informes/Informationspanu.michael@gmail.com

Esta noche no hablemos de trabajo

Autor: Alejandro Mercado Celis (CISAN-UNAM)

La noche en las sociedades urbanas contemporáneas se identifica con el entretenimiento y la relajación de las normas sociales diurnas. El día se dedica a mostrar un comportamiento disciplinado; llegar a tiempo, cumplir, entregar, participar, concentrarse, empezar, terminar. La noche permite la relajación, llegar a destiempo, irse en cualquier momento, celebrar, bailar, consumir alcohol, buscar encuentros sexuales, hablar de todo y de nada, dispersarse, olvidarse del día a día y del trabajo, despreocuparse.  

La separación día-trabajo /  noche-entretenimiento no siempre se cumple. El trabajo diurno se cuela en la noche e invade el entretenimiento nocturno. Alrededor de esta liga día-noche, a veces indeseable, a veces funcional y otras incluso disfrutables, se han creado culturas nocturnas bien establecidas, duraderas y en las que, de vez en cuando, participamos  todos. Es a estas culturas que dedicamos este texto. Las abordamos no sólo como una particularidad de la socialización nocturna sino como un acercamiento a la construcción de un campo de estudio relevante para entender el funcionamiento de ciertas actividades económicas y para comprender el engranaje funcional del día y la noche y del trabajo y el entretenimiento en las ciudades contemporáneas.

El contacto entre trabajo diurno y entretenimiento nocturno se da en diferentes dimensiones y con distintos objetivos y resultados. Veamos primero el entretenimiento nocturno como fuente de inspiración para el trabajo creativo. Este es un campo familiar para quién conoce de las artes plásticas;  los cabarets, centros nocturnos, prostíbulos, salas de baile, salones de juego y otros espacios de entretenimiento nocturno han sido fuente de inspiración ya sea para obras realistas que retratan y documentan las culturas nocturnas que ahí suceden o que los inspiran a ejecutar diferentes interpretaciones y representaciones de la nocturnidad social. Henri de Toulouse-Lautrec es por supuesto el caso más conocido por su serie de pinturas realizadas en el Mouline Rouge de París. Pero existen múltiples ejemplos del trabajo artístico inspirado en la socialización nocturna a lo largo de la historia moderna y contemporánea, seguramente cada lector tendrá en su memoria alguna imagen de estas representaciones. Las artes plásticas son solo un ejemplo de la nocturnidad social como inspiración creativa, abundan ejemplos en diversos áreas de trabajo creativo como la moda, la arquitectura, la publicidad, por supuesto la literatura.

Otra cultura de a nocturnidad que liga el trabajo diurno con el entretenimiento nocturno son las las ceremonias de entregas de premios y reconocimientos que las comunidades de práctica entregan a sus integrantes. Los reconocimientos periódicos al desempeño de empresas y trabajadores es una práctica que permea múltiples actividades económicas y no económicas, pero la práctica celebratoria nocturna y pública de la entrega de premios domina en las industrias culturales y creativas. Los premios de la industria cinematográfica, de la industria musical, del teatro, de la gastronomía, por mencionar los más visibles, capturan la atención de quienes participan directamente en dichas industrias pero también de sus consumidores quienes atenderán los premios como guía de sus gustos. Las ceremonias de entrega de reconocimientos se prolongan en la noche con las fiestas privadas en dónde asisten los galardonados y sus círculos cercanos. Fiestas  privadas pero que se dejan espiar para ser narradas y fotografiadas por  la prensa especializada que al día siguiente dará cuenta de los pormenores de la noche anterior. 

Las comunidades de práctica alrededor de alguna profesión o tipo de trabajo tienden a acudir a determinados lugares de entretenimiento nocturno. Los Periodistas, políticos, artistas, modelos, músicos, escritores, académicos, intelectuales y empresarios, por mencionar algunos perfiles laborales, tienen lugares  en donde se encuentran en contextos de relajación social. Estos espacios de encuentro emergen sin un acuerdo tácito, se forman y difunden dentro de redes sociales que acaban por dar un tipo característico al lugar y una posterior fama de que ahí se encuentra cierto tipo de gente. Estos lugares tienden a ser inestables, las comunidades de práctica se mudan constantemente, encuentran y construyen hogares nocturnos. Los desconectados se dan cuenta que el lugar donde antes “todos” iban ahora no hay “nadie”. Los lugares de encuentro de comunidades de práctica, a veces  tienen una temporalidad específica, sólo un día a la semana se encuentran en el lugar, o hay un circuito de lugares que se ”ponen bien” o donde puedes encontrar a la gente de tu círculo en diferentes días de la semana. En este sentido temporal hay antros a los que sólo una noche a la semana se puede encontrar a la comunidad de practica mientras que el resto de las noches acuden noctámbulos con perfiles totalmente diferentes. También ocurre que quién visita un restaurante, bar o centro nocturno no se percata que hay en ese espacio una comunidad de práctica específica y que de forma invisible se ha reunido en ese lugar. La razones de que las comunidades de práctica se reúnan en negocios nocturnos tiene que ver con diversas razones; las más obvias son que los participantes a travez del rumor se enteran qué pasa en su ámbito laboral, quien está haciendo qué, en dónde y con quién. Los participantes se enteran de filtraciones y chismes no sólo divertidos sino profesionalmente útiles. No solo es útil el acceso a información informal sobre el gremio, el sólo hecho de saber que ese es el lugar a donde van los demás se convierte en una forma de reputación en el día laboral.

Otra de las prácticas nocturnas de las industrias culturales y creativas es la ceremonia de la inauguración de eventos y la presentación de nuevos productos. En Hollywood sigue siendo tradición estrenar las películas de noche, en un sólo teatro, con reflectores, alfombra roja y desfile de protagonistas e invitados. En la ciudad de México las obras de teatro se estrenan en una función única y cerrada al público para el mundo de las artes escénicas, periodistas, actores, directores. Las galerías inauguran sus nuevas exhibiciones ofreciendo vino o mezcales a grupos de invitados que festejan al o la pintora en turno. Desde la calle, las galerías en sus inauguraciones ofrecen una vista hopperiana, que como en el cuadro Nighthawks (1942) la oscuridad exterior contrasta con la iluminación plena del interior. Las editoriales, en particular las pequeñas editoriales independientes, cada vez más, presentan sus nuevos libros en bares y antros nocturnos, o tornan pequeñas librerías en bares efímeros, en los que conviven escritores y lectores entre vinos y  libros. Las presentaciones nocturnas, dan importancia y visibilidad a los inicios, y a los nuevos productos.

La fiesta de fin de año que organizan las empresas y otras organizaciones son en sí mismas toda una categoría dentro de las culturas nocturnas del trabajo diurno. A este respecto se han escrito ensayos antropológicos muy interesantes que revelan la complejidad de estos ritos y su significado para las organizaciones y para los trabajadores.  Michael Rosen, un antropólogo social, identificó que en las fiestas de fin de año las relaciones utilitarias y jerarquizadas que dirigen la actividad diaria laboral son llevadas al contexto del entretenimiento nocturno y por lo tanto se da una relajación de las normas de conducta y las jerarquías en las que se basa la estructura interna de las empresas. Esta situación excepcional, crea un rito en el que las relaciones laborales se transforman simbólicamente en una comunidad unida por un sentido de amistad más allá del contrato laboral y los salarios diferenciados que los participantes reciben y por el cuál están en la empresa. Las prácticas de compartir alimentos, beber, bailar, platicar entre personal de diferentes áreas y jerarquías es no solo una costumbre arraigada sino  un proceso simbólico de adhesión y compromiso social con una comunidad de trabajo. Al mismo tiempo el rito de la fiesta de fin de año facilita la continuidad de las jerarquías y la adhesión al trabajo más allá del salario percibido.

El capítulo “The dinner party” de la serie The Office nos muestra con ironía otra de las prácticas más arraigadas en la unión de la cultura laboral y el uso del entretenimiento nocturno. Cuando Michael Scott invita a sus subalternos preferidos a cenar a su casa se desatan una serie de acontecimientos que ponen en tensión la intimidad de lo domestico con las relaciones sociales utilitarias del trabajo. El capítulo juega con este rito mostrando la cortesía y afecto forzado de los invitados, el despliegue de rasgos ocultos de la personalidad del jefe y su esposa, y un final desastroso al escenificar una pelea doméstica y la llegada de la policía. Sin estos tonos dramáticos, la cena con el jefe de la oficina tiene múltiples significados y es el instrumento para diversos fines laborales. La invitación al espacio doméstico en la noche tiene de entrada un significado de intimidad, cercanía y compromiso entre el organizador y los invitados. Tres categorías que vinculadas a las relaciones de trabajo cargan un peso específico  no despreciable para ningún trabajador. La fiesta con el jefe no sólo emite mensajes implícitos para los invitados, también lo hace para quiénes no fueron invitados, o no lo fueron sólo en esa ocasión. Este rito nocturno-laboral es tal vez uno de los más formalizados y codificados de los que he descrito hasta aquí. Si el lector “googlea” en el idioma de su preferencia “cena con el jefe” obtendrá una lista interminable de sitios en los que se dan concejos prácticos de qué decir, qué no decir, que llevar de regalo, cuanto tiempo estar, como ir vestido a la cena con el jefe. Algunos títulos de estos sitios parecen extraídos de la serie de The Office: “Cenas de empresa: cómo pasar el mal trago de cenar con tu jefe y conseguir que sean más entretenidas” o “Consejos de etiqueta y protocolo para una cena con tu jefe” o mi favorito “11 errores que hay que evitar en la cena con tu jefe”.  La recomendación número uno: “No hablar de trabajo esa noche”.

Referencia:

Rosen, Michael. 1988. “You Asked for It: Christmas at the Bosses’ Expense.” Journal of Management Studies 25 (5), 463–80. doi:10.1111/j.1467-6486.1988.tb00710.x.

Seminario de investigación « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (22 de abril 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

Nathalie Galland (Universidad de Borgoña), “Caminar la noche: Poética umbrosa de Fabio Morábito”

Abstract: Desde los primeros versos, la lengua nómada de Fabio Morábito (Alejandría, 1955) se funde en la noche urbana, hogar transitorio de un escritor habitado por la experiencia cosmopolita y la condición lábil del bilingüismo. En la disciplina nocturna, entregado al tanteo de la oscuridad, el gesto poético dispone nuevas arquitecturas de la percepción: cajas de resonancia de alfabetos lejanos y rumores de la vecindad, vértigo íntimo y cobijo de lo prohibido, suspendido entre sueño y deseo. De lo nocturno, brotan constelaciones de imágenes, autorretratos a contraluz de un poeta vigía o voyeur, ajeno a la presencia mundana o fascinado por su revelación. Se elabora en esta estancia una poesía reflexiva que vuelve sin cesar a su ocurrencia, a sus condiciones de posibilidad fuera de la lengua materna (el italiano) y a lo que transporta del pálpito de orígenes múltiples (Alejandría, Milán, México). Noche hermenéutica recorrida por la escritura y nocturnidad de una lengua que lucha con su cuota de oscuridad, secreción de lo negro y contagio de penumbra fabrican, de manera peculiar, un orden nocturno del poema.

Graciela Martínez-Zalce Sánchez (CISAN-UNAM), “La noche iluminada: Alÿs en Ciudad Juárez”

Resumen: El cine fronterizo se ha caracterizado, entre otros rasgos definitorios, por construir sus relatos con base en estereotipos con respecto tanto a los personajes que pueblan la frontera como a las actividades, en muchos casos ilícitas, que se llevan a cabo en ella. A partir de esta premisa, nos preguntamos de qué manera se utiliza el espacio-tiempo de la noche para desarrollar la narrativa de la noche fronteriza reforzando o desmontando el estereotipo de que la oscuridad favorece lo ilícito. Paradox of Praxis #5 documenta en video una acción que el artista Francis Alÿs realizó en Ciudad Juárez en 2013. ¿Qué nos dice sobre la frontera México-Estados Unidos y las cosas que en ella suceden de noche? ¿Cómo nos ilumina sobre la oscuridad? Hablaremos de su importancia en esta sesión del seminario.

Access via Zoomhttps://forms.gle/TRPcm1TvFQGdbabh9

Horario/Time:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informes/Informationspanu.michael@gmail.com

La noche doméstica: transformaciones, relevancia y continuidad

Autora: Yolanda Macías (UAM-C)

La noche equivale a la mitad del tiempo de la vida, sin embargo, en el imaginario social ha quedado subsumida ante el día y se revela casi siempre como una categoría residual. La noche, al contrario del día, no se considera en el terreno de la normalidad; se piensa, ya sea como el ámbito del vacío, la oscuridad, el descanso, o, por el contrario; lo festivo, lo ruidoso, y también lo sórdido, lo peligroso. Probablemente porque las representaciones de la noche oscilan entre los extremos de la irrelevancia y lo extraordinario, su especificidad cotidiana es ignorada sistemáticamente.

Estas representaciones polarizadas y estereotípicas han producido y reproducido puntos ciegos sobre la trascendencia social de la noche. Así, el reconocimiento de la noche como un espaciotemporal con características propias que difieren de las diurnas es muy reciente.

Es gracias a estas exploraciones que se ha podido reconocer cómo se han creado actividades y cuerpos nocturnos legítimos e ilegítimos, por ejemplo. Cuando de la noche se trata, quién puede hacer qué, en dónde y cuándo, depende del lugar social que se ocupa en el mundo. A consecuencia han surgido reivindicaciones que demandan el derecho a la ciudad nocturna, el derecho de las mujeres a reconocerse en el espacio público cuando cae el sol, y a hacerlo en condiciones seguras, entre otras. Es en este vértice entre la investigación académica y las demandas sociales que se han desarrollado interesantes y fructíferos trabajos sobre el peso de la vida nocturna en la esfera económica, y las industrias creativas y culturales[i], entre otras temáticas.

Aún frente a estas inquietudes que van ganando terreno tanto en el mundo práctico como en el académico, hay una dimensión de la noche que permanece inasible y es en la que me centraré a lo largo de este artículo; la noche doméstica.

La noche doméstica pertenece irrefutablemente al rubro de la cotidianidad, que, paradójicamente, es el resquicio más laborioso de esclarecer. Lo que nos resulta más familiar es lo primero que escapa a nuestra mirada, lo que cuesta más trabajo escudriñar. Precisamente mi interés en estudiar la noche doméstica radica en problematizar el fragmento de la vida que menos nos cuestionamos.

La noche doméstica incluye, pero no se circunscribe, al descanso, integra el autocuidado, el cuidado de los otros, ordinario como la alimentación e higiene, y extraordinario como la celebración de ocasiones especiales. Puede incluir el trabajo y el esparcimiento, es el espacio por excelencia donde se urde el cortejo y se comparte la intimidad, donde se procura el vínculo de la amistad en tanto la noche es el reino del tiempo libre para la mayoría de las personas.

En este artículo echaré un vistazo histórico alrededor de la noche doméstica con la finalidad de mostrar cómo incluso aquello que concebimos puramente como procesos biológicos, como dormir, son en realidad actos sociales, mismos que se han transformado a lo largo del tiempo y que han producido la noche doméstica actual como la conocemos. Posteriormente describo la noche doméstica contemporánea como un recurso de exploración y de formación de los vínculos afectivos más importantes e identifico la división sexual del trabajo sobre la que descansa la creación y mantenimiento de los rituales que los nutren.

La noche que no siempre ha sido

La noche es, por definición, el periodo de oscuridad comprendido entre la puesta del sol y el amanecer. Ese hecho es lo único estático respecto a ella: sus prácticas, su significación, sus representaciones, usos y usuarios legítimos, sus objetos, el repertorio nocturno de las personas e incluso la tecnología que la moldea cambia entre culturas y a lo largo del tiempo, con todo, esas peculiaridades se antojan invisibles ante la inercia de la cotidianidad. Probablemente han sido ignoradas porque parecen irrelevantes; históricamente se ha asumido que todo aquello que ocurre típicamente bajo el cobijo de la noche como el pensamiento mágico en general, la socialización que propicia intimidad, el descanso y los encuentros sexuales, las actividades recreativas, así como los estados afectivos que generan, no tienen consecuencias sobre la vida diurna.

Aunado al binarismo noche/día, la mayor parte de la noche en casi todas las culturas y épocas se ha destinado al descanso y, el sueño, se cree, es un proceso biológico que es como es por naturaleza. Esa naturalización del sueño ha impedido que sea investigado en clave histórica; la mayoría de los planteamientos son presentistas y parten de una perspectiva médica. Los consejos y productos para dormir colonizan la cultura popular y afirman que los patrones de sueño obedecen a un mandato biológico, que siempre han sido como son ahora porque es un hecho natural, cuando el esquema de sueño ininterrumpido lleva practicándose de esa forma únicamente dos siglos según descubrimientos recientes.

En una revisión exhaustiva de textos entre los años1300 y 1800 que mencionan la noche, se encontraron abundantes referencias a dos etapas de sueño que tenían lugar en la misma noche. El primer sueño duraba alrededor de cuatro horas, seguido de un periodo de vigilia de un par de horas llamado “resurrección nocturna” al que sucedía un segundo sueño de cuatro horas más antes de levantarse por la mañana. El periodo de vigilia entre sueños se dedicaba a visitar a los vecinos, sostener relaciones sexuales o reflexionar sobre los sueños. En tiempos donde no se había logrado la pacificación de los territorios, los hogares cercanos entre sí se organizaban para dormir juntos en una amplia área común mientras los hombres se turnaban para hacer guardia.

La noche doméstica, de a poco, comenzó a ser el escenario de diversas actividades de naturaleza social; para el S.XVII las camas de la aristocracia europea servían como locación para celebrar nacimientos, matrimonios y muertes. Eran un espacio semipúblico donde se entretenía a personas no tan allegadas, pero con quienes se tenía un compromiso social de algún tipo. La noche servía para socializar y así promover vínculos sociales.

Con la proliferación de los distintos dispositivos de iluminación se revolucionó la vida nocturna en todo el mundo, los hogares en Norteamérica que podían costear los gastos de iluminación interior comenzaron a experimentar la noche doméstica a partir de dos actividades esenciales pero separadas entre sí: el descanso y la sociabilidad. El descanso empezó a demandar habitaciones exclusivas para ese fin, oscuras, privadas, silenciosas y se abandonó el sueño en dos partes: nos convertimos en criaturas de un solo ciclo de sueño, que además lo realiza en privado con aquellos de su círculo familiar más cercano, o en soledad. La sociabilidad doméstica nocturna empezó a requerir de objetos específicos para poder halagar a los invitados; elementos como velas, mesas, mantelería, sillas y cubertería se popularizaron, la calidad de los objetos dependía de las condiciones económicas del núcleo familiar, pero la costumbre de estimular los lazos sociales por medio de celebraciones, rituales y rutinas festivas permeó a todas las clases sociales en Norteamérica[ii]

Este complejo tránsito dio lugar a la noche doméstica que predomina en la Norteamérica urbana de la actualidad. Debo enfatizar que más allá de las actividades específicas que se han llevado a cabo en la noche doméstica a lo largo de la historia, es necesario poner el foco en la función social de las mismas. Lo relevante para mi aproximación no es solo qué se hace, sino con qué finalidad se hace. Al centro de la sociabilidad doméstica nocturna se encuentra la creación, el mantenimiento y refuerzo de los vínculos afectivos.

Nuestra noche doméstica

Los hogares contemporáneos tienen configuraciones que otrora no eran posibles, los hogares con menos hijos, sin hijos, jefaturas femeninas, cohabitación romántica o sin vínculos amorosos ni filiales, necesariamente modifican la noche urbana doméstica. Además, las trayectorias biográficas actuales están segmentadas en distintas etapas; se acepta que la infancia, la adolescencia, la adultez y la vejez son momentos distintos de la vida con características únicas, y es precisamente en la noche doméstica donde los rituales asociados a las transiciones entre una y otra se ponen en acción con mayor frecuencia[iii].

En la infancia y la adolescencia, pasar la noche en una casa ajena permite atisbar otros modos de vivir, revela la poderosa verdad de que no todas las personas viven como uno. Se experimentan formas diferentes de comer, de dormir, se ajusta el comportamiento a distintas reglas, se descubren otras formas de ser y hacer. De igual importancia es la etapa en la que a través de la noche doméstica se prueban distintas formas de ser adulto y decidir sobre qué y cómo se hace en la casa donde se vive; las experiencias emotivas más poderosas que los adultos jóvenes relacionan con convertirse en adultos funcionales están relacionadas con la compra de objetos que les permiten ser anfitriones en noches de entretenimiento con sus amigos. La variedad de los objetos y servicios auxiliares del ocio nocturno contemporáneo excede los artilugios para poner la mesa, ahora incluyen televisiones, equipos de sonido, suscripciones a servicios de streaming, entre otros. Finalmente, el ritual de transición que marca una nueva etapa con más contundencia es el momento en que se convierten en anfitriones de alguna celebración familiar.

La familia que se decida conformar requiere, como cualquier otro tipo de vinculación social, de rituales, convivencia y memorias para afianzar las relaciones a largo plazo, de modo que las celebraciones familiares que van desde los cumpleaños hasta festividades religiosas o conmemoraciones íntimas tienen una alta carga simbólica.

La repetición de esos rituales familiares implícitamente conlleva la responsabilidad de crear memorias felices, reforzar la identidad del grupo y fungir como anclas identitarias. Esta labor, como la generalidad de las cuestiones domésticas, se ha delegado a las mujeres.

Si bien la paridad en cuanto al trabajo doméstico y de crianza se ha convertido en una prioridad de las parejas jóvenes, el trabajo necesario para que exista el ocio y las celebraciones no se ha reconocido como tal. El trabajo del ocio se disfraza de devoción y entrega. Aunque la exitosa puesta en escena de los rituales domésticos festivos produce satisfacción, también entraña un gran trabajo tanto físico como emocional. Las investigadoras feministas han iniciado una línea, hasta ahora mínimamente explorada, sobre el ocio y las mujeres en la que han logrado identificar mecanismos intergeneracionales generizados y enclasados de transmisión de conocimientos alrededor del ocio doméstico. No solo se ensaya la adultez, sino también la feminidad.

Estos rituales se reproducen porque es una más de las complejas manifestaciones contemporáneas del cuidado propio y de los otros. La solidaridad, las amistades y los romances se urden no solo en la rutina, sino en los rituales, específicamente en los rituales que ocurren en casa, por la noche. A través de lo festivo en la noche doméstica se estimula la cercanía y provee a los vínculos de la solidez necesaria para que las personas enfrenten la vida juntas, acompañándose.

Situar la noche doméstica al centro de las reflexiones tanto en las ciencias sociales como en la vida cotidiana permite reconocer, visibilizar, proponer, actuar y ensayar configuraciones de arreglos domésticos más equitativas que permitan una mejor distribución del trabajo necesario para el ocio nocturno doméstico, que a su vez genera espacios imprescindibles para la dicha y la solidaridad.

Referencias

Eileen Green, Sandra Hebron and Diana Woodward Women’s leisure, what leisure? (London: Palgrave, 1990)

Maureen Harrington, Don Dawson and Pat Bolla, “Objective and subjective constraints on women’s enjoyment of leisure” Society and Leisure vol. 15, no. 1 (1992), pp.203-221.

Roger Ekirch At days’s close. Night in times past (New York, London: W.W. Norton & Company, 2005).


[i] El CISAN es el anfitrión del primer seminario permanente de Estudios Sobre la Noche adscrito a un centro de investigación en México, dicho seminario es co-coordinado por el Dr. Alejandro Mercado (CISAN), el Dr. Michaël Spanu (CISAN), la Dra. Edna Hernández (IDA- Université de Bretagne Occidentale, Brest) y el Dr. Will Straw (McGill University). Es en este espacio donde se ha socializado en México la mayor parte de la investigación sobre la noche en Norteamérica y que abarca, pero no se limita a los ejemplos que menciono en el texto.

[ii] Este proceso ocurrió de forma escalonada, las ciudades empezaron a iluminarse artificialmente provocando la desaparición del sueño en etapas. La sofisticación de los rituales de sociabilidad doméstica también ocurrió primero en las ciudades y en los hogares más opulentos. El consenso entre los historiadores es que existe un desfase de hasta dos siglos en los que ambos modelos de sueño y sociabilidad coexistieron.

[iii] Estas afirmaciones provienen del trabajo de campo realizado para mi tesis doctoral titulada “Emociones y desigualdades en el ocio urbano nocturno”.