Esta noche no hablemos de trabajo

Autor: Alejandro Mercado Celis (CISAN-UNAM)

La noche en las sociedades urbanas contemporáneas se identifica con el entretenimiento y la relajación de las normas sociales diurnas. El día se dedica a mostrar un comportamiento disciplinado; llegar a tiempo, cumplir, entregar, participar, concentrarse, empezar, terminar. La noche permite la relajación, llegar a destiempo, irse en cualquier momento, celebrar, bailar, consumir alcohol, buscar encuentros sexuales, hablar de todo y de nada, dispersarse, olvidarse del día a día y del trabajo, despreocuparse.  

La separación día-trabajo /  noche-entretenimiento no siempre se cumple. El trabajo diurno se cuela en la noche e invade el entretenimiento nocturno. Alrededor de esta liga día-noche, a veces indeseable, a veces funcional y otras incluso disfrutables, se han creado culturas nocturnas bien establecidas, duraderas y en las que, de vez en cuando, participamos  todos. Es a estas culturas que dedicamos este texto. Las abordamos no sólo como una particularidad de la socialización nocturna sino como un acercamiento a la construcción de un campo de estudio relevante para entender el funcionamiento de ciertas actividades económicas y para comprender el engranaje funcional del día y la noche y del trabajo y el entretenimiento en las ciudades contemporáneas.

El contacto entre trabajo diurno y entretenimiento nocturno se da en diferentes dimensiones y con distintos objetivos y resultados. Veamos primero el entretenimiento nocturno como fuente de inspiración para el trabajo creativo. Este es un campo familiar para quién conoce de las artes plásticas;  los cabarets, centros nocturnos, prostíbulos, salas de baile, salones de juego y otros espacios de entretenimiento nocturno han sido fuente de inspiración ya sea para obras realistas que retratan y documentan las culturas nocturnas que ahí suceden o que los inspiran a ejecutar diferentes interpretaciones y representaciones de la nocturnidad social. Henri de Toulouse-Lautrec es por supuesto el caso más conocido por su serie de pinturas realizadas en el Mouline Rouge de París. Pero existen múltiples ejemplos del trabajo artístico inspirado en la socialización nocturna a lo largo de la historia moderna y contemporánea, seguramente cada lector tendrá en su memoria alguna imagen de estas representaciones. Las artes plásticas son solo un ejemplo de la nocturnidad social como inspiración creativa, abundan ejemplos en diversos áreas de trabajo creativo como la moda, la arquitectura, la publicidad, por supuesto la literatura.

Otra cultura de a nocturnidad que liga el trabajo diurno con el entretenimiento nocturno son las las ceremonias de entregas de premios y reconocimientos que las comunidades de práctica entregan a sus integrantes. Los reconocimientos periódicos al desempeño de empresas y trabajadores es una práctica que permea múltiples actividades económicas y no económicas, pero la práctica celebratoria nocturna y pública de la entrega de premios domina en las industrias culturales y creativas. Los premios de la industria cinematográfica, de la industria musical, del teatro, de la gastronomía, por mencionar los más visibles, capturan la atención de quienes participan directamente en dichas industrias pero también de sus consumidores quienes atenderán los premios como guía de sus gustos. Las ceremonias de entrega de reconocimientos se prolongan en la noche con las fiestas privadas en dónde asisten los galardonados y sus círculos cercanos. Fiestas  privadas pero que se dejan espiar para ser narradas y fotografiadas por  la prensa especializada que al día siguiente dará cuenta de los pormenores de la noche anterior. 

Las comunidades de práctica alrededor de alguna profesión o tipo de trabajo tienden a acudir a determinados lugares de entretenimiento nocturno. Los Periodistas, políticos, artistas, modelos, músicos, escritores, académicos, intelectuales y empresarios, por mencionar algunos perfiles laborales, tienen lugares  en donde se encuentran en contextos de relajación social. Estos espacios de encuentro emergen sin un acuerdo tácito, se forman y difunden dentro de redes sociales que acaban por dar un tipo característico al lugar y una posterior fama de que ahí se encuentra cierto tipo de gente. Estos lugares tienden a ser inestables, las comunidades de práctica se mudan constantemente, encuentran y construyen hogares nocturnos. Los desconectados se dan cuenta que el lugar donde antes “todos” iban ahora no hay “nadie”. Los lugares de encuentro de comunidades de práctica, a veces  tienen una temporalidad específica, sólo un día a la semana se encuentran en el lugar, o hay un circuito de lugares que se ”ponen bien” o donde puedes encontrar a la gente de tu círculo en diferentes días de la semana. En este sentido temporal hay antros a los que sólo una noche a la semana se puede encontrar a la comunidad de practica mientras que el resto de las noches acuden noctámbulos con perfiles totalmente diferentes. También ocurre que quién visita un restaurante, bar o centro nocturno no se percata que hay en ese espacio una comunidad de práctica específica y que de forma invisible se ha reunido en ese lugar. La razones de que las comunidades de práctica se reúnan en negocios nocturnos tiene que ver con diversas razones; las más obvias son que los participantes a travez del rumor se enteran qué pasa en su ámbito laboral, quien está haciendo qué, en dónde y con quién. Los participantes se enteran de filtraciones y chismes no sólo divertidos sino profesionalmente útiles. No solo es útil el acceso a información informal sobre el gremio, el sólo hecho de saber que ese es el lugar a donde van los demás se convierte en una forma de reputación en el día laboral.

Otra de las prácticas nocturnas de las industrias culturales y creativas es la ceremonia de la inauguración de eventos y la presentación de nuevos productos. En Hollywood sigue siendo tradición estrenar las películas de noche, en un sólo teatro, con reflectores, alfombra roja y desfile de protagonistas e invitados. En la ciudad de México las obras de teatro se estrenan en una función única y cerrada al público para el mundo de las artes escénicas, periodistas, actores, directores. Las galerías inauguran sus nuevas exhibiciones ofreciendo vino o mezcales a grupos de invitados que festejan al o la pintora en turno. Desde la calle, las galerías en sus inauguraciones ofrecen una vista hopperiana, que como en el cuadro Nighthawks (1942) la oscuridad exterior contrasta con la iluminación plena del interior. Las editoriales, en particular las pequeñas editoriales independientes, cada vez más, presentan sus nuevos libros en bares y antros nocturnos, o tornan pequeñas librerías en bares efímeros, en los que conviven escritores y lectores entre vinos y  libros. Las presentaciones nocturnas, dan importancia y visibilidad a los inicios, y a los nuevos productos.

La fiesta de fin de año que organizan las empresas y otras organizaciones son en sí mismas toda una categoría dentro de las culturas nocturnas del trabajo diurno. A este respecto se han escrito ensayos antropológicos muy interesantes que revelan la complejidad de estos ritos y su significado para las organizaciones y para los trabajadores.  Michael Rosen, un antropólogo social, identificó que en las fiestas de fin de año las relaciones utilitarias y jerarquizadas que dirigen la actividad diaria laboral son llevadas al contexto del entretenimiento nocturno y por lo tanto se da una relajación de las normas de conducta y las jerarquías en las que se basa la estructura interna de las empresas. Esta situación excepcional, crea un rito en el que las relaciones laborales se transforman simbólicamente en una comunidad unida por un sentido de amistad más allá del contrato laboral y los salarios diferenciados que los participantes reciben y por el cuál están en la empresa. Las prácticas de compartir alimentos, beber, bailar, platicar entre personal de diferentes áreas y jerarquías es no solo una costumbre arraigada sino  un proceso simbólico de adhesión y compromiso social con una comunidad de trabajo. Al mismo tiempo el rito de la fiesta de fin de año facilita la continuidad de las jerarquías y la adhesión al trabajo más allá del salario percibido.

El capítulo “The dinner party” de la serie The Office nos muestra con ironía otra de las prácticas más arraigadas en la unión de la cultura laboral y el uso del entretenimiento nocturno. Cuando Michael Scott invita a sus subalternos preferidos a cenar a su casa se desatan una serie de acontecimientos que ponen en tensión la intimidad de lo domestico con las relaciones sociales utilitarias del trabajo. El capítulo juega con este rito mostrando la cortesía y afecto forzado de los invitados, el despliegue de rasgos ocultos de la personalidad del jefe y su esposa, y un final desastroso al escenificar una pelea doméstica y la llegada de la policía. Sin estos tonos dramáticos, la cena con el jefe de la oficina tiene múltiples significados y es el instrumento para diversos fines laborales. La invitación al espacio doméstico en la noche tiene de entrada un significado de intimidad, cercanía y compromiso entre el organizador y los invitados. Tres categorías que vinculadas a las relaciones de trabajo cargan un peso específico  no despreciable para ningún trabajador. La fiesta con el jefe no sólo emite mensajes implícitos para los invitados, también lo hace para quiénes no fueron invitados, o no lo fueron sólo en esa ocasión. Este rito nocturno-laboral es tal vez uno de los más formalizados y codificados de los que he descrito hasta aquí. Si el lector “googlea” en el idioma de su preferencia “cena con el jefe” obtendrá una lista interminable de sitios en los que se dan concejos prácticos de qué decir, qué no decir, que llevar de regalo, cuanto tiempo estar, como ir vestido a la cena con el jefe. Algunos títulos de estos sitios parecen extraídos de la serie de The Office: “Cenas de empresa: cómo pasar el mal trago de cenar con tu jefe y conseguir que sean más entretenidas” o “Consejos de etiqueta y protocolo para una cena con tu jefe” o mi favorito “11 errores que hay que evitar en la cena con tu jefe”.  La recomendación número uno: “No hablar de trabajo esa noche”.

Referencia:

Rosen, Michael. 1988. “You Asked for It: Christmas at the Bosses’ Expense.” Journal of Management Studies 25 (5), 463–80. doi:10.1111/j.1467-6486.1988.tb00710.x.

Seminario de investigación « Estudios sobre la noche/Night Studies/Études sur la nuit » (22 de abril 2021)

Cooperación entre el CISAN-UNAM (México), el Center for Interdisciplinary Research on Montreal, McGill (Canada), el Institut de Géoarchitecture y el IDA-Brest (Francia). Coordinado por Edna Hernández González, Alejandro Mercado Celis, Will Straw, Jess Reia, Yolanda Macías y Michaël Spanu.

Programa

Nathalie Galland (Universidad de Borgoña), «Caminar la noche: Poética umbrosa de Fabio Morábito»

Abstract: Desde los primeros versos, la lengua nómada de Fabio Morábito (Alejandría, 1955) se funde en la noche urbana, hogar transitorio de un escritor habitado por la experiencia cosmopolita y la condición lábil del bilingüismo. En la disciplina nocturna, entregado al tanteo de la oscuridad, el gesto poético dispone nuevas arquitecturas de la percepción: cajas de resonancia de alfabetos lejanos y rumores de la vecindad, vértigo íntimo y cobijo de lo prohibido, suspendido entre sueño y deseo. De lo nocturno, brotan constelaciones de imágenes, autorretratos a contraluz de un poeta vigía o voyeur, ajeno a la presencia mundana o fascinado por su revelación. Se elabora en esta estancia una poesía reflexiva que vuelve sin cesar a su ocurrencia, a sus condiciones de posibilidad fuera de la lengua materna (el italiano) y a lo que transporta del pálpito de orígenes múltiples (Alejandría, Milán, México). Noche hermenéutica recorrida por la escritura y nocturnidad de una lengua que lucha con su cuota de oscuridad, secreción de lo negro y contagio de penumbra fabrican, de manera peculiar, un orden nocturno del poema.

Graciela Martínez-Zalce Sánchez (CISAN-UNAM), «La noche iluminada: Alÿs en Ciudad Juárez»

Resumen: El cine fronterizo se ha caracterizado, entre otros rasgos definitorios, por construir sus relatos con base en estereotipos con respecto tanto a los personajes que pueblan la frontera como a las actividades, en muchos casos ilícitas, que se llevan a cabo en ella. A partir de esta premisa, nos preguntamos de qué manera se utiliza el espacio-tiempo de la noche para desarrollar la narrativa de la noche fronteriza reforzando o desmontando el estereotipo de que la oscuridad favorece lo ilícito. Paradox of Praxis #5 documenta en video una acción que el artista Francis Alÿs realizó en Ciudad Juárez en 2013. ¿Qué nos dice sobre la frontera México-Estados Unidos y las cosas que en ella suceden de noche? ¿Cómo nos ilumina sobre la oscuridad? Hablaremos de su importancia en esta sesión del seminario.

Access via Zoomhttps://forms.gle/TRPcm1TvFQGdbabh9

Horario/Time:
9AM (CDMX); 10AM (Montreal); 4PM (Francia)

Informes/Informationspanu.michael@gmail.com